Las jubilaciones, no aumentarán sustancialmente y menos al corto y mediano plazo. Batallas por cambiar estructuralmente el sistema de pensiones sigue vigente.

El Editorial. El Siglo. 21/05/2019. El proyecto de pensiones presentado por el gobierno es, en definitiva, engañoso. Hay dos elementos claves, señalados por legisladores y economistas expertos en el tema. Uno, que las jubilaciones, realmente, no aumentarán sustancialmente y menos al corto y mediano plazo y, dos, que las AFP seguirán siendo el pilar privado del sistema de pensiones obteniendo multimillonarias ganancias.

Eso, junto a otras características de la iniciativa del Ejecutivo, la convierten en altamente polémica como quedó demostrado en una agitada, tensa y compleja discusión en la Cámara de Diputados.

Por ejemplo, ya se percibe por parte de especialistas y parlamentarios un posible engaño o pasos hacia una “letra chica” que altere las cosas, en cuanto al “ente público” que administre el 4% de cotización adicional, porque las autoridades de Hacienda y de Trabajo y Previsión Social ahora salieron con que eso se verá en la discusión legislativa y no precisaron cómo funcionaria realmente esa entidad. El 10% de aumento a la pensión solidaria significa un monto de 10 mil pesos, que sigue siendo insuficiente para que los adultos mayores tengan una mejor calidad de vida. El segmento que pudiera tener una pensión adecuada, debe esperar 40 años hasta que esté completo el proceso planteado por este gobierno. Además, se esconde o tergiversa el hecho de que en la inmensa mayoría de países del mundo, el sistema de reparto gravita fuertemente y cuando menos el trabajador tiene la opción de elegir entre los mecanismos diversos para la administración de sus fondos.

Al final de cuentas, a la gente lo que le interesa es saber si las pensiones aumentarán o no. No esa guerrilla de palabras que mete el gobierno o los tecnicismos y debates legislativos enredosos y no siempre muy claros. Y las pensiones, realmente, no aumentarán. Los rangos de promedio de 250 mil o 300 mil pesos de ingreso mensual para los jubilados persistirán por mucho tiempo y si mejoran en unos años, serán en porcentajes bajos.

De tal manera que los esfuerzos y batallas por cambiar estructuralmente el sistema de pensiones en Chile es un tema que sigue latente y vigente.