Podría rechazarse idea de legislar porque gobierno se niega a aumentar 20% las jubilaciones, no quiere revisar sistema de FFAA y refuerza a las AFP.

Gonzalo Magueda. Patricia Ryan. Periodistas. Este lunes a las 17:00 horas la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados debe aceptar o rechazar la idea de legislar en cuanto a la reforma previsional. Entran en juego las condiciones sostenidas por el gobierno y los planteamientos hechos por la oposición.

Un tema central, es que desde el arco opositor se plantea que la iniciativa oficialista perpetúa, fortalece y prolonga a las AFP como administradoras de los fondos de pensiones de los trabajadores chilenos. Se afirma que persiste “la lógica de seguro privado administrada por las AFP como idea matriz de su proyecto”.

Hay que recordar con sectores progresistas y de izquierda están por terminar con el monopolio de las AFP y avanzar a un sistema mixto y de reparto, que pudiera incluir inclusive una administradora estatal de fondos de pensiones.

Frente al planteamiento hecho al gobierno de que responda respecto a crear y abrir espacio a una entidad pública y estatal para administrar fondos, inclusive el 4% adicional de cotización, el gobierno no responde en totalidad y se limita a hablar de que se permitiría el actuar de “otros actores”, algo considerado insuficiente por parlamentarios y representantes del mundo social, sindical y expertos en esta materia. Por lo demás, hay serias dudas de qué significa o qué puede incluir aquello de “otros actores”.

Se hizo la propuesta de generar una institución pública, estatal, que se haga cargo de un porcentaje de la administración y gestión de pensiones,  con criterio “de participación, transparencia, independencia y eficiencia”. Desde el oficialismo hay silencios y rechazos a aquello.

Esos son, por cierto, algunos de los diez puntos que expuso ante el Ejecutivo el grupo opositor al interior de la Comisión de Trabajo, pero que la administración de Sebastián Piñera no respondió totalmente.

Otro tema clave es el aumento de pensiones. La oposición exige que el proyecto a discutir contemple un aumento inmediato de las pensiones de los jubilados en un 20% y aducen que hay recursos para hacerlo. Pero los ministerios de Hacienda y Trabajo mantiene silencio en lo que se interpreta como un no.

En una minuta que está en manos de algunos legisladores y a la que tuvo acceso elsiglo.cl, se establece de parte de la oposición que se incrementa la cotización incorporando la solidaridad en el pilar contributivo, lo que permitiría dar seguridad de una pensión digna a jubilados, en la actualidad y en el futuro, sobre todo de clase media y mujeres.

Sin embargo, en la visión y proyecto del oficialismo, se mantiene, por ejemplo, la cotización del empleador en un 4% y se insiste en el concepto de “capitalización individual”, lo que significa eliminar la tesis de solidaridad, lo cual afecta a millones de pensionados. En el fondo, está en juego el tener una mirada solidaria o una de mero beneficio individual, a pesar de que la inmensa mayoría de asalariados que llegan a jubilar, reciben dineros escuálidos.

En la Comisión de Trabajo y Previsión Social que sesionará la tarde de este lunes, hay siete parlamentarios de oposición y seis de derecha. Como el gobierno no ha respondido por escrito y con fundamentos los requerimientos de los representantes opositores, está en la puerta del horno el que se vote a favor de la idea de no legislar, porque no se cumplirían puntos clave de lo que se estima debería ser una buena reforma previsional para la mayoría de los jubilados del país. La comisión es presidida por el diputado democratacristiano, Raúl Soto.

También se está exigiendo que se conforme una comisión técnica para tratar el tema de las jubilaciones en las Fuerzas Armadas y Carabineros y que se termine el privilegio que gozan y se sujeten a las mismas condiciones que la población civil. Sobre eso, el gobierno guarda silencio.

Por cierto, hay coincidencia en aumentar el Pilar Solidario y por ello la oposición planteó que esa sea una materia a tratar de manera separada para no mezclarla con los otros puntos debatibles del proyecto de pensiones, pero el Ejecutivo se negó.

Frente al escenario de la tarde de este lunes, Raúl Soto (DC), hizo ver que “no aceptaré ninguna presión para la votación, no aceptaré presiones partidarias, ni del Gobierno, ni de movimiento. La decisión es mía”.

Cuestionando que el gobierno finalmente no respondió a todas las propuestas y requerimientos de la Comisión de Trabajo, la diputada del Partido Comunista, Karol Cariola, expresó que “le hemos dado todas las opciones y las oportunidades (al Ejecutivo) precisamente en la búsqueda de encontrar un espacio de diálogo”.

La comisión está integrada por los legisladores Raúl Soto (DC), Maite Orsini (Revolución Democrática), Gael Yeomans (RD), Alejandra Sepúlveda (Independiente), Karol Cariola (PC), Tucapel Jiménez (Partido por la Democracia) y Gastón Saavedra (Partido Socialista). La derecha tiene en esta instancia a los miembros de la Unión Demócrata Independiente (UDI) Ramón Barros, Guillermo Ramírez y Patricio Melero; Eduardo Salinas (Renovación Nacional), y Francisco Eguiguren y Frank Sauerbaum, también de RN.

Desde el gobierno se planteó que rechazar la idea de legislar “sería francamente inentendible”, pero se olvida que la derecha, cuando era oposición, obligó a una discusión de un año de una reforma de pensiones durante el gobierno de Michelle Bachelet, y luego votó en contra de la idea de legislar, evitando que las jubilaciones aumentaran en un 20%.