Mariela Castro dijo que la manifestación paralela que se desarrolló en la isla fue un “show convocado desde Miami” respaldado por la “prensa extranjera”.

Agencias. La Habana. 13/05/2019. Todos los años la comunidad LGTBI en Cuba sale a marchar por el orgullo en la tradicional Conga Cubana contra la Homofobia y la Transfobia organizada por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), sin embargo, este año fue suspendida por la complicaciones políticas internacionales que repercuten en la isla, como es la presión que está ejerciendo Estados Unidos contra Venezuela y el endurecimiento de las políticas de embargo del Gobierno de Donald Trump hacia la primera de la Antillas.

“Las nuevas tensiones en el contexto internacional y regional afectan de manera directa e indirecta a nuestro país y tiene impactos tangibles e intangibles en el normal desenvolvimiento de nuestra vida cotidiana y en la implementación de las políticas del Estado cubano”, argumentó el comunicado del CENESEX.

Con la suspensión se buscó evitar que se utilizara la manifestación con fines desestabilizadores por la “contrarrevolución”.

No obstante, se desarrolló de igual manera una marcha alternativa dirigida por otras agrupaciones de diversidad sexual. De la actividad participaron unas 300 personas y aunque lograron finalizar la manifestación la policía intentó dispersarla -porque no estaba autorizada- con un saldo de solo dos detenidos. A pesar de que la situación no pasó a mayores los medios de comunicación extranjeros y especialmente los estadounidenses dieron amplia cobertura a la “represión” de la movilización.

Este hecho fue replicado por el activista chileno, Víctor Hugo Robles, más conocido como el “Che de los gays”. A través de su cuenta de Twitter Robles expuso que “las imágenes de la marcha de la diversidad en las calles de La Habana de este sábado 11 de mayo de 2019 esconden no solo el deseo legítimo de mayores espacios de derechos para todos y todas sino la puesta en escena de una orquestada operación que busca cuestionar el trabajo certero e imprescindible del CENESEX”.

Dicho tweet fue utilizado por la directora del CENESEX, Mariela Castro, para referirse a la situación y explicar que la marcha fue levantada por personeros norteamericanos. “Un valioso comentario de Víctor Hugo Robles, reconocido activista LGBTI chileno, a propósito del show convocado desde Miami y Matanzas, respaldado por funcionarios de la embajada de Estados Unidos y cubierto por la prensa extranjera”, recalcó.

Medios de comunicación cubanos apuntaron directamente al estadounidense Michael Petrelis como uno de los orquestadores de la marcha “alternativa”, ya que posee antecedentes sobre otras actividades y mantiene vínculos con dirigentes contrarrevolucionarios. En su última visita a la isla, en enero de este año, se reunió con Isbel Díaz Torres, uno de los líderes de los colectivos de diversidad sexual “independientes”, quien ha recibido becas y dinero del Departamento de Estado de Estados Unidos.