La siguiente es la declaración suscrita por el PC, el PRO y la FVRS, donde hacen llamado a la oposición y plantean objetivos programáticos y políticos.

Santiago. 11/05/2019. Unidad para el Cambio.

Las fuerzas políticas y parlamentarias, dirigentas y dirigentes sociales, políticos y culturales, que suscribimos esta declaración lo hacemos con la convicción que el momento político del país y las tendencias que se viven a nivel planetario con el avance de las fuerzas conservadoras capitalistas  y neoliberales, exigen de la mayor generosidad y voluntad unitaria de las mujeres y los hombres de vocación progresista que propician transformaciones profundas al actual modelo político, económico y social, que se definen como de izquierda, centroizquierda, verdes, ecologistas y regionalistas. Sin vetos de ninguna índole.

Estamos convencidas y convencidos de que llegó el tiempo de empujar con fuerza la unidad, con fraternidad, respeto y sobre la base de un programa participativo. Queremos convocar a todas las fuerzas políticas de la oposición a sentarnos en una mesa de iguales, sin hegemonías ni arrogancias. Bajo un objetivo común, fundamental y urgente: la transformación del actual modelo neoliberal y centralista que vive nuestro país, y que condena a una profunda desigualdad e incertidumbre a las grandes mayorías de nuestros compatriotas.

Las fuerzas progresistas debemos saber dar respuestas claras y rápidas a las demandas ciudadanas. La derecha gana elecciones y hegemoniza el debate político porque la izquierda, la centroizquierda y las demás fuerzas progresistas no han sabido dar respuestas concretas e inmediatas a las grandes demandas ciudadanas. Y queremos decirlo claro, las fuerzas que suscribimos esta declaración nos comprometemos con nuestras y nuestros compatriotas a gobernar en lo local y nacional con un sentido de urgencia, de respuestas concretas a nuestros vecinos y vecinas. Podemos y debemos ser más eficientes que la derecha.

Pero lo decimos claro, la UNIDAD es un piso, no un fin en sí mismo. Lo que nuestras y nuestros compatriotas nos exigen es una claridad en lo que queremos y proponemos. Por ello manifestamos esta ruta programática de base para la unidad más amplia de las fuerzas progresistas:

  • Nos proponemos pensiones dignas para todas y todos. Un modelo de pensiones solidario. Pero eso no sólo pasa como lo creemos, por un rol activo del Estado en la administración del sistema pensiones, sino también por eliminar las pensiones de privilegio de los uniformados. Queremos y trabajaremos por un sistema de pensiones basado en la solidaridad y equidad intergeneracional, sin privilegios de ningún tipo.
  • Nos comprometemos a darle más seguridad a las personas para vivir en sus comunas y barrios. Eso significa abordar de forma clara y firme los problemas de delincuencia y narcotráfico en nuestras comunas.
  • Promoveremos una decidida austeridad fiscal y lucha decidida contra la corrupción. Queremos un Estado eficiente, donde trabajen los mejores, al servicio de todas y todos los ciudadanos.
  • Batalla frontal y decidida contra el narcotráfico y lavado de dinero. Eso significa junto al mayor control y recursos para la actividad policial y de inteligencia, abordar de forma moderna estos problemas, generando políticas regulatorias que terminen con el mercado negro. Las drogas han existido y existirán, por ello junto a políticas que combatan el narcotráfico decididamente y políticas que regulen su tenencia, debemos promover activamente redes de apoyo a jóvenes y centros regionales y comunales para la rehabilitación del uso intensivo de las mismas.
  • No habrá derrota a la delincuencia, sino permitimos que la misma ciudadanía sea parte activa de esta lucha, y fiscalice el accionar y los resultados de nuestras políticas. Promoveremos un control social mediante un fiscal ciudadano que ejerza contraloría ciudadana a través de los consejos de la sociedad civil.
  • Las y los trabajadores exigen mejor calidad de sus trabajos. Vamos a generar políticas claras para la generación de empleos con sueldos dignos, a través de mayores derechos laborales y fin de la precarización. Nuestro compromiso es y será con las y los millones de trabajadores que día a día hacen de Chile un país más grande.
  • Vamos a promover con convicción, coraje y urgencia, transformaciones que nos permitan avanzar hacia una reindustrialización del país, con un claro acento verde, sustentable, con apoyo a las industrias creativas, a la ciencia y tecnología, y apoyo a la ruralidad y comarcas verdes del alma de Chile rural.
  • Vamos a legislar para que las regiones sean receptoras de parte de las riquezas que generan mediante una ley de rentas regionales. Vamos a fortalecer los futuros gobiernos regionales, a través de la tributación territorialmente de las empresas, para una real transformación verde de las ciudades, desarrollo de la industrial y los emprendimientos locales y el desarrollo rural.
  • Nuestras riquezas naturales se deben proteger. Vamos a trabajar decididamente por la industrialización del Cobre. El Litio, la nueva riqueza del futuro, y de la que como país tenemos las mayores reservas a nivel mundial, debe desarrollarse con una nueva visión: generando valor agregado, riquezas a las comunidades que habitan los salares y sus entornos, protegiendo un medio ambiente frágil, todo esto, con un claro y decidido rol público: el Litio y las empresas que lo producen deben ser de propiedad del Estado.
  • Nueva ley de medios que garantice pluralismo y derecho a la información.
  • Igualdad salarial efectiva entre hombres y mujeres. Vamos a reconocer, valorar, dignificar y retribuir efectivamente el trabajo no remunerado al interior del hogar, que por lo general es realizado por las mujeres.
  • No habrá cambios reales y profundos en el modelo de desarrollo y estructura de poder en Chile, sino cambiamos la Constitución. Trabajaremos por una Nueva Constitución, que nazca de espacios participativos y democráticos. Promovemos sin indecisión una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución de todas y todos los chilenos.
  • Creemos en la democracia participativa. Es un principio fundamental para las mujeres y hombres progresistas, de izquierda y regionalistas. Promoveremos que las y los candidatos a las elecciones municipales, parlamentarias y presidenciales futuras sean definidos mediante amplia participación local, a través de primarias participativas, sin ningún tipo de veto.
  • Con coraje y determinación, abordaremos el problema con nuestros pueblos originarios: Reconocimiento constitucional, representación directa de los mismos en el Parlamento, y autonomía territorial del pueblo mapuche.
  • Absoluto compromiso con los DDHH, mediante un nuevo compromiso con la verdad y la justicia. Lo decimos claro, mientras no se sepa el destino de miles de desaparecidos, seguiremos levantando las banderas de la “Verdad y Justicia, No a la impunidad”.
  • Estamos por una Latinoamérica fraterna, hermanada, integrada, y con fronteras abiertas y porosas, pacífica y respetuosa de sus inmigrantes.

Las y los firmantes, suscribimos estos compromisos programáticos. Nos inunda un sentido de urgencia de llevar adelantes estos cambios. Sabemos que solos no podemos, solamente la unidad de las fuerzas de cambio podrá llevar adelante un programa progresista y transformador. Ese programa, esas fuerzas que lo enarbolen, deben hablarles a todas las generaciones. No hay unas por sobre otras. Nuestros abuelos deben marchar junto a nuestros jóvenes por los cambios que Chile necesita.

Invitamos a la ciudadanía, a los militantes de base, a las y los votantes de las fuerzas socialdemócratas, frenteamplistas y social cristiana, a privilegiar la construcción común por sobre las identidades particulares. A sumar. A unirse. Nuestros compatriotas y la historia, así nos demanda.

Junt@s llegamos más lejos