La actividad tuvo lugar frente al Mausoleo construido en su memoria en el Cementerio General de Santiago y estuvo organizada unitariamente por la Coordinadora de Solidaridad con Cuba.

Equipo ES. 21/04/2019. Con ocasión de conmemorarse el 58 Aniversario de la histórica Victoria de la Revolución Cubana en Playa Girón – que marcó la primera derrota militar del imperialismo norteamericano en América Latina – se efectuó un sentido homenaje a los jóvenes combatientes revolucionarios chilenos que hacia finales del pasado siglo cayeron luchando por la libertad de Nicaragua, El Salvador y Colombia. Los llamados “Combatientes Internacionalistas del Amor y la Esperanza”.

La actividad, que congregó a un importante público, tuvo lugar frente al Mausoleo construido en su memoria en el Cementerio General de Santiago y estuvo organizada unitariamente por la Coordinadora de Solidaridad con Cuba de conjunto con otras importantes organizaciones como son el Comité de Familiares de los combatientes, COFADECO, la Asociación de Combatientes Internacionalistas, ACAI y la Brigada Salvador Allende, BRISA.
Se encontraban presentes dirigentes políticos y los embajadores María Luisa Robleto de la República de Nicaragua y Jorge Nestor la Madrid de la República de Cuba así como el Diputado del Partido Comunista Boris Barrera y los Encargados de Relaciones Internacionales del Partido Igualdad, Roberto Stirling y del Partido Comunista Eduardo Contreras. Participaron además representantes del FPMR y los dirigentes comunales de la Democracia Cristiana, Hugo Cardenas y Luis Atenas.

En este importante acto se contó además con la participación artística musical de Francisco Villa, Boris Barrera y Paloma Cárcamo y la poesía de la escritora de la Sociedad de Escritores de Chile, Guadalupe Becerra.
Los oradores fueron Carolina Lagos Aguirre de COFADECO, José Miguel Carrera de BRISA, Ulises Andrade de ACAI, y el diputado Boris Barrera ; correspondiéndole la intervención central al embajador de Cuba en Chile, Jorge La Madrid. La actividad finalizó con la instalación de una ofrenda floral en el Mausoleo de los combatientes.

Las distintas intervenciones se refirieron al histórico triunfo revolucionario que el pueblo cubano obtuviera hace 58 años, una epopeya del pueblo en armas liderado por el Comandante Fidel Castro Ruz, una figura histórica de proyección mundial y que pertenece a las fuerzas de la verdad y del progreso del mundo entero.
Una victoria que marcó un antes y un después en la construcción del Socialismo en la mayor de las Antillas y que fortaleció la lucha y la esperanza por una sociedad más justa e igualitaria a los pueblos hermanos de Latinoamericana y el Caribe. Un hecho histórico singular en la defensa de ese proceso revolucionario naciente que impactó a muchas generaciones y, entre ellas a la de nuestros combatientes internacionalistas del amor y la esperanza.

Los diversos oradores condenaron la implacable agresión del imperialismo norteamericano y sus aliados contra Venezuela, Cuba y Nicaragua y formularon un llamado a estrechar filas de unidad política, ideológica y de acción en la duras batallas que se avecinan para contrarrestar las feroces campañas mediáticas y materiales en contra nuestros hermanos. Bajo las banderas y el legado de aquellos jóvenes chilenos caídos en tierras hermanas se convocó a la defensa de las conquistas de millones de latinoamericanos, centroamericanos y caribeños que luchan por realizar y concretar los sueños y propuestas de los grandes próceres, como Bolívar, Martí, y de nuestro presidente mártir, Salvador Allende.