Los Colectivos Por La Paz realizan seminarios y eventos culturales. Están las 24 horas cuidando la sede diplomática por las amenazas de ocupación de parte del Gobierno de Trump.

Washington. 20/04/2019. Ante la constante amenaza de intervención militar en Venezuela por parte de Gobierno de Donald Trump, la embajada del país bolivariano en Estados Unidos se mantiene resguardada las 24 horas por activistas, ya que también la sede diplomática está en la mira.

En ese marco el Colectivo de Protección de la Embajada en Washington DC (Colectivos Por La Paz) emitió una declaración pública para informar sobre la situación y sumar apoyos.   

“Nos hemos unido como embajada colectiva para expresar nuestra solidaridad con el pueblo de Venezuela y su derecho a elegir su propio gobierno electo. Permanecemos en la embajada venezolana con el permiso del Gobierno legítimo venezolano bajo la presidencia de Nicolás Maduro. Estamos buscando un bloqueo no violento de la amenaza de que la oposición se apodere de la embajada venezolana en Washington al estar presente en la embajada las 24 horas del día, todos los días de la semana”, señalaron.

En la misma línea explicaron que “el colectivo trabaja desde la embajada, que se encuentra durante el día en el corazón de Georgetown en Washington, DC, y realiza seminarios y eventos culturales por la noche, y el colectivo también duerme en la embajada. Los eventos incluyen foros sobre Venezuela, el gobierno del país, la economía y el intento de golpe de estado en curso. También realizamos seminarios sobre la política exterior de Estados Unidos hacia África, Honduras e Irán, sobre la persecución de Julian Assange y otros temas”.

Según los activistas existe una latente amenaza de una toma hostil de la embajada en la capital estadounidense.

“El 18 de marzo de 2019, la oposición venezolana, con la ayuda de la policía y los servicios de inteligencia de Washington DC, se hizo cargo del edificio del agregado militar en el 2409 California St en Washington DC. Ese mismo día, la oposición también se apoderó del consulado venezolano en la ciudad de Nueva York. También amenazaron públicamente con ocupar la propia embajada”, apuntaron.