Ambos gobiernos contrastan con las posturas de administraciones de derecha. Siguen denuncias de planes de injerencia militar en Venezuela.

Equipo ES. Agencias. 15/04/2019. Mientras se realizaba la reunión del Grupo de Lima -esencialmente con personeros gubernamentales de derecha y ultraderecha de la región- con la idea de aumentar la presión e injerencia en Venezuela, México, al igual, que en la cita anterior reiteraba su postura de no intervenir en la nación bolivariana, por lo que no asistió a la reunión en la capital chilena. Tampoco estuvo Uruguay.

Al igual que en la cita del 25 de febrero pasado en Cúcuta, el Gobierno de México se desmarcó de las acciones intervencionistas del Grupo de Lima. “La posición de México es muy clara y es una posición de no intervención, es un principio que está en la Constitución, ni siquiera está sujeto a interpretación”, afirmó el subsecretario mexicano de Hacienda, Arturo Herrera. Y recalcó la política de “no intervención” permanece inalterable.

Asimismo, Herrera señaló que tanto México como Uruguay persisten con darle prioridad al diálogo para solucionar los diversos conflictos. En tanto el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se ofreció como auspiciador de un eventual diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana.

Uruguay también replicó su rechazo a las medidas del Grupo de Lima. El canciller Rodolfo Nin Novo manifestó que “nos guste o no nos guste, el gobierno legítimo de Venezuela es el de Nicolás Maduro” y recordó que, históricamente, “detrás de las ayudas humanitarias hubo siempre otros intereses. A través de ella se hicieron ingresar armas para sostener conflictos y guerrillas”.

Nin afirmó que el “bloqueo injusto e ilegal” que sufre Venezuela es la causa de grandes pérdidas de ingresos. “A Venezuela la bloquean por 50 mil millones, pero le ofrecen ayuda humanitaria por 30 millones. Es una hipocresía”. Y reiteró que siguen abiertas las gestiones para buscar un acercamiento a través del Mecanismo de Montevideo, promovido por Uruguay y México.

Desde Cuba, el Presidente Miguel Díaz-Canel acusó a Estados Unidos de llevar las relaciones bilaterales a su peor momento y censuró a Washington por aplicar el “terrorismo de Estado” como método de agresión en contra de la isla y de Venezuela también.

Los pasos al conflicto bélico

Un grupo de expertos del think-tank estadounidense Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) organizó a principios de esta semana una reunión secreta sobre el “uso de la fuerza militar en Venezuela”, según publicó Rusia Today en español, tras entrevista con el periodista de investigación estadounidense Max Blumenthal, quien develó la cita en un artículo exclusivo en el portal Grayzone.

Blumenthal obtuvo una lista de verificación de participación en la mencionada mesa redonda denominada “Evaluación del uso de la fuerza militar en Venezuela”, organizada por el mencionado centro con sede en Washington.

El periodista detalló que la reunión secreta se llevó a cabo el 10 de abril. La lista de participantes reúne a varios antiguos funcionarios militares y civiles de Estados Unidos y América del Sur, representantes de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y de la Organización de Estados Americanos (OEA), así como analistas de varios think tanks. También asistieron figuras designadas por el autoproclamado presidente venezolano Juan Guaidó.

Entre ellos, se destaca el almirante Kurt Tidd, quien hasta hace poco encabezaba el Comando Sur del país del norte. Otro participante fue Roger Noriega, un acérrimo opositor a la Revolución Bolivariana y quien como embajador de Estados Unidos ante la OEA apoyó a grupos mercenarios para derrocar a la Revolución Sandinista en Nicaragua.  

Esto realmente muestra que las opciones militares están siendo consideradas seriamente en este momento, después de que todos los otros mecanismos que Trump ha puesto en juego parecen haber fallado”, aseguró el reportero.

En esa línea, este lunes la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció que los Gobiernos de Estados Unidos, Colombia y Brasil preparan un plan de intervención militar contra el país suramericano.

“¡Funcionarios de Estados Unidos, Colombia y Brasil que complotan para desconocer la voluntad del pueblo de Venezuela; mediante la violencia militar incurren en delitos de lesa humanidad y son responsables internacionalmente! ¡Igual suerte corren aquellos venezolanos que se suman a este crimen!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Asimismo, tras la revelación que hizo el periodista norteamericano, el embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unida (ONU), Samuel Moncada, expresó que los funcionarios no reconocen en público su participación en la criminal reunión. “Pero su compromiso con la guerra es claro en el título de la invitación”, escribió en Twitter.

Venezolanos movilizados

El pueblo venezolano ya lleva siete marchas por la no intervención extranjera en la tierra de Simón Bolívar. Este sábado se desarrolló la séptima en el marco de la conmemoración de los 17 años de la gesta popular del 13 de abril de 2002, cuando civiles y militares se volcaron a las calles para exigir la libertad y el regreso del entonces presidente Hugo Chávez, secuestrado durante un golpe de Estado dos días antes.

“¡Si vienen como el 11, saldremos como el 13!”, gritaron los miles de venezolanos en las calles en referencia a la unión cívico-militar del rescate del líder de la Revolución Bolivariana, que inspiró el bautizo de la fecha como el Día de la Dignidad Nacional. Hoy, el ejemplo de ciudadanos y militares cobra mayor fuerza ante las reiteradas agresiones contra Venezuela por parte de Estados Unidos y sus países subordinados.

Asimismo, este sábado se conmemoraron los 10 años de la creación de la Milicia Bolivariana, por iniciativa del extinto líder chavista en 2007. El cuerpo de milicias voluntarias formado por civiles y exmilitares en defensa de la patria venezolana, nació como respuesta a los ataques injerencistas llevados a cabo, desde entonces y antes, también por la nación del tío Sam. Para la fecha, las milicias bolivarianas cuentan con 2 millones de hombres y mujeres, de todas las edades.

En ese marco, el Presidente Nicolás Maduro llamó a más ciudadanos a incorporarse a la Milicia Nacional para llegar al final del año 2019 con un total de tres millones de efectivos.

“El momento de agresión que vive el país ha puesto a Venezuela en un nivel superior de lucha por la liberación en esta batalla tremenda que estamos dando contra todas las formas de guerra imperialista”, explicó el jefe de Estado.

Asimismo, solicitó a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) revisar la Ley Orgánica de la Fuerzas Armadas para otorgarle rango constitucional a la Milicia Nacional Bolivariana e incorporarla oficialmente como un componente complementario de las Fuerzas Armadas.

“Es la unión cívico militar la que lleva las riendas de los cambios revolucionarios que siguen su curso en Venezuela”, sostuvo el mandatario.