Antes de la marcha 8M dijo que la causa feminista no era un tema central. Tras la masiva muestra aseguró que las reivindicaciones convocan a la mayoría de las chilenas.

Equipo ES. 11/03/019. Una de las volteretas más descercadas del último tiempo protagonizó la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá, en el marco de la conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora. Dijo que la Huelga General y los llamados a movilizarse el 8 de marzo no eran necesarios y definió la convocatoria como una “articulación” de un sector opositor al Gobierno. Además afirmó que los personeros políticos como legisladoras y otras autoridades no debían salir a marchar porque era una “intromisión” de una actividad de la “ciudadanía”. En la misma línea expresó que la causa feminista no es “un tema central ni  mayoritario”.

Plá previo a la marcha sostuvo que “queremos derribar las barreras para que todas las mujeres tengan la oportunidad de participar del progreso y de mostrar cómo movilizan al mundo y cómo movilizan a Chile. En ese objetivo, nos parece que una paralización apunta en el sentido contrario. Lo que el Gobierno del Presidente Piñera no comparte es la paralización de actividades y la convocatoria a una huelga, cuando nosotros —y parte muy importante del país— lo que estamos haciendo justamente es movilizarnos para que las mujeres tengan la oportunidad de participar de cómo el mundo y nuestro país se están moviendo”.

Respecto a la convocatoria de la Coordinadora 8M, indicó que “pareciera que es un espacio de articulación de un sector de la oposición frente al Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, con una agenda política dentro de la cual vienen los temas de equidad de género, pero que excede los temas de la mujer. Sería muy lamentable que las demandas, muy sentidas para las chilenas, se conviertan finalmente en una bandera de lucha politizada. Son banderas de lucha política, por cierto, pero (no concuerdo con que se usen de forma) politizada y como un pretexto para articular un movimiento que tiene un objetivo diferente. Así como está planteado, pienso que probablemente (la convocatoria) tal vez distrae de los temas más centrales, importantes y mayoritariamente demandados por las mujeres”.

La secretaria de Estado al ser consultada por la prensa sobre si ella participaría de una de las movilizaciones. Apuntó que “es bien importante hacer una distinción a las autoridades, a los gobiernos, y en mi caso como ministra no nos corresponde marchar. La marcha es de la sociedad civil, es de la ciudadanía, es de la calle. Yo siempre he creído que la sociedad civil, las organizaciones, necesitan oxígeno y justamente están marchando. Esta es una opinión muy humilde, si una autoridad quiere marchar, considero que es una intromisión, que una autoridad que tiene un mandato marche porque en el fondo le está restando oxígeno a una movilización que es eminentemente ciudadana”.

Sin embargo, la titular de la Mujer y Equidad de Género, tras el exitoso desarrollo de la marcha del 8M en el país, especialmente en Santiago donde casi 500 mil mujeres coparon la Alameda, aplaudió la convocatoria y destacó que las demandas son compartidas por la “mayoría de las chilenas”.

Masiva y pacífica marcha 8M muestra que causa por plena igualdad de derechos para mujeres convoca a mayoría de chilenas y cruza nuestra sociedad. Ayer dimos cuenta de significativos avances de una agenda desafiante, que instala esta causa en el corazón de prioridades del Gobierno”, posteó en Twitter tras la marcha.

Luego en medios de prensa Isabel Plá celebró el avance de los movimientos feminista y ya no los tildó solo como una muestra de “oposición al Gobierno”. Declaró que “la causa por las mujeres no era una de un activismo mayoritario hasta las últimos años. Algunas organizaciones, que eran las más activistas y más especializadas, levantaban manifestaciones en torno al Día Internacional de la Mujer. Ese es un triunfo de los movimientos feministas del mundo y de Chile: el hecho de haber permeado con esa causa a todas las instituciones públicas y privadas, y sobre todo haber cruzado transversalmente nuestra sociedad, no solamente por posiciones políticas, sino también por generaciones y condición social”.

Y recalcó que “ese es un hecho concreto, y cuando una causa penetra con tanta fuerza en la sociedad es porque es una causa justa, anhelada por millones de personas, anhelada por las mujeres pero también crecientemente cada vez más anhelada también por los hombres”.

Luego de ello distintas dirigentes sociales y políticas criticaron el vuelco de la autoridad e incluso llamaron al Ejecutivo a no subirse al carro de la victoria.