Hay quienes consideran el tarot una ciencia, así como la astrología y los signos del Zodiaco pero, más allá de respetar estas prácticas, el tema es quién las imparte y difunde y con qué propósitos.

José Luis Córdova

Periodista

18/02/2019. La partida de Pedro Engel de canal 13 deja viudas y viudos sin respuesta a sus inquietudes personales e íntimas ventiladas día a día en el matinal “Bienvenidos”. Pero no es el único lector de tarot que atrae la atención de incautos que esperan respuestas o conocer su destino con anterioridad.

Desde la época de la recordada Regina Orrego en la revista femenina “Eva”, que publicaba el horóscopo semanal, pasando por personajes como Zulma y Yolanda Sultana (la tía Yoli), autora de la icónica muletilla: “¡Que nos vaiga bien!”, mucho se ha discutido sobre la eficacia de la lectura de cartas, de la borra del café, la numerología, el horóscopo chino y otros métodos para develar el futuro.

En la pantalla chica Pedro Engel es el que tiene más seguidores y se presenta como astrólogo y ancestrólogo, afirmando que no recibe consultas personales sino que, fuera de las cámaras, se dedica a realizar talleres de saneamiento, para mejorar el alma y prepararse para recibir felicidad.

Alejandro Ayún es numerólogo y ha logrado predecir algunos acontecimientos de farándula: embarazos, rompimiento, infidelidades, bodas y otros eventos que lo convirtieron en una celebridad. Las fechas de nacimiento de cada “rostro” son un libro abierto para este especialista en desentrañar el futuro.

María de los Angeles Lasso, (hermana de Gloria, la actriz de populares películas y telenovelas), tiene su nicho como sagaz lectora de tarot “terapéutico” y una cohorte de admiradoras y admiradores que creen a pie juntillas todo lo que ella les dice frente al manojo de las cartas ancestrales.

La simpatía de Paula González también le ha permitido ganar su espacio en matinales con el tarot “egipcio”, mientras Bárbara Canales se luce con la quiromancia, es decir, la lectura de la línea de las manos de famosillos y famosillas.

Otros personajes son Hugo Zepeda, ex sacerdote (hijo de un senador derechista), especializado en demoniología y exorcismos y Jaime Hales, original intérprete del tarot, hijo del político democristiano Alejandro Hales y hermano del diputado PPD Patricio Hales, (acusado de acoso laboral y sexual por funcionarias de su embajada en Francia durante su desempeño diplomático).

Las síquicas que asesoran a la PDI en la búsqueda de personas Vanessa Daroch y Cristina Araya también han protagonizado éxitos y fracasos ante las cámara, así como la vidente Katara.

No olvidar que un par de veces en espacios de reportajes se han denunciado estafas a través de estas prácticas, como ocurrió con el empresario radial e introductor en el mercado de las pulseras de los “7 poderes”, hechas de cobre, Omar Gárate quien prometía el oro y el moro con ese artilugio a bajo precio. Hasta Don Francisco -a quien nadie motejaría de incauto cayó en su trampa.

Peor aún fue el caso del autodenominado “Indio Nijarpa”, que con un lenguaje ex profeso, por ejemplo, llamando “cuerno e´vaca” al teléfono y motejando a sus auditores de “hermanos civilizados” engatusó por radios y algunos programas de televisión a varios incautos que le entregaron parte de sus haberes para solucionar sus problemas sentimentales, naturalmente con cero resultado.

Mas respetables son especialistas en auto ayuda, entre los cuales destacan Pilar Sordo a nivel nacional y Paulo Cohelo a nivel internacional.

Hay quienes consideran el tarot una ciencia, así como la astrología y los signos del Zodiaco pero, más allá de respetar estas prácticas, el tema es quién las imparte y difunde y con qué propósitos. La televisión es precisamente uno de los medios a través de los cuales es común cometer dolo y engañar a los más ingenuos. No todo lo que se dice en televisión es verdad.