Una vez más la innovación y los avances en la materia cobran puestos de trabajo de profesionales y técnicos, como ha ocurrido permanentemente en la historia desde la invención de la imprenta hasta nuestros días.

José Luis Córdova

Periodista

11/02/019. Los televidentes más fanáticos y de larga data no olvidan los adioses en cámara de personajes como Eduardo Cruz Johnson, Eduardo Riveros o Bernardo de la Maza, más sentidos y emotivos que los últimos despidos, ahora llamados elegantemente «desvinculaciones», ante lo cual muchos de los afectados ni siquiera pudieron entregar su adiós en cámara..

Habría que lamentar en las últimas semanas el fin del incombustible lector de noticias Mauricio Bustamente, quien -al igual que Soledad Onetto el año pasado- se atrevió a referirse a los despidos masivos en cerrar el noticiario, lo que probablemente le costó su actual desvinculación desde TVN

Los sobres azules continuaron para la esposa del ex candidato presidencial Andrés Velasco, Consuelo Saavedra; el periodista Iván Núñez, el relator y comentarista deportivo Aldo Schiapacasse sin olvidar al reportero Claudio Fariña, la lectora de noticias Carla Zunino, la destacada moderadora de «Estado Nacional» Adrea Aristegui y la experimentadas y exitosa productora Tita Colodro junto a centenares de periodistas, técnicos y administrativos de los cinco canales de televisión abierta que buscan desesperadamente cifras azules para sus balances del primer trimestre del presente año.

Varios de los periodistas y lectores de noticias no resultan demasiado perjudicados en términos económicos porque desde hace tiempo, muchos de estos «rostros» laboran además en diferentes radiomisoras que les mejora aún más sus ingresos.

En todo caso los despidos masivos se multiplican al inicio de temporada y en este primer trimestre del año han resultado más dolorosos y multitudinarios que en el pasado. Las organizaciones sindicales y el Colegio de Periodistas se mantienen en alerta pese a que, extrañamente, la mayoría de los «rostros» de noticiarios y programas periodísticos no son colegiados y algunos ni siquiera pasaron por escuelas de periodismo en las distintas universidades que imparten discriminadamente esta carrera en el país.

La precariedad laboral en el sistema de comunicaciones de nuestro país no sólo afecta a la televisión, sino también -por ejemplo- a los periodistas de diarios como La Hora, del consorcio Copesa, que fue cerrado dejando a todos los profesionales que laboraban en él sin trabajo o asimilados a La Cuarta y otros medios del holding de la familia Saieh.

La Tercera experimentó el cambio de su director Juan Pablo Larraín autor del cierre de las revistas Qué Pasa, Paula (integrada al suplemento sabatino Mujer) y de varios despidos de profesionales. Será reemplazado por otro integrante del staff personal de ejecutivos de Andrés Saieh, el hasta ahora director de contenidos digitales y multiplataforma, José Luis Santa María, lo que vaticina un crecimiento de este ámbito de la información mediante las últimas tecnologías.

Una vez más la innovación y los avances en la materia cobran puestos de trabajo de profesionales y técnicos, como ha ocurrido permanentemente en la historia desde la invención de la imprenta hasta nuestros días. Pero la prensa, la radio y la televisión perviven pese a todos los adelantos contemporáneos.