Se generó el Mecanismo de Montevideo como alternativa pacífica y democrática para Venezuela. Se suma a Grupo Internacional de Contacto. Caricom lo apoya.

Agencias. 06/02/019. Los gobiernos de México, Uruguay y de los países de la Comunidad del Caribe (Caricom), propusieron generar y desarrollar el Mecanismo de Montevideo como alternativa pacífica y democrática para Venezuela.

Esa postura va en sentido contrario a la política de presión, injerencia y no diálogo planteada por Estados Unidos y gobierno de países como Argentina, Colombia, Brasil y Chile.

Los ministros de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard Casaubón, y de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, informaron sobre la propuesta de este mecanismo que fue puesto a disposición de los actores venezolanos.

La Cancillería mexicana puntualizó en un comunicado que dicha iniciativa busca privilegiar “el diálogo y la paz para fomentar las condiciones necesarias para una solución integral, comprensiva y duradera”.

En caso de aceptarse por las partes, el proceso del mecanismo se desarrollaría en cuatro fases: diálogo inmediato, proceso de negociación, construcción de compromisos e implementación. Ello “durante un periodo razonable”.

Asimismo, se hizo una invitación a Rebeca Grynspan, ex vicepresidenta de la República de Costa Rica y actual secretaria general Iberoamericana, y a los ex cancilleres de Uruguay y México, Enrique Iglesias y Bernardo Sepúlveda, respectivamente, así como un alto representante de Caricom. “Los suscriptores de esta declaración coincidimos en que el grado de complejidad de las circunstancias no es razón para desestimar las vías diplomáticas de solución de controversias”, se planteó en una declaración.

Junto con México y Uruguay, promovieron el Mecanismo de Montevideo los 15 países de la Comunidad del Caribe (CARICOM). También en este sentido están trabajando gobiernos como los de Bolivia, Nicaragua, Rusia, China, Italia,

Ello ocurre a un día de la reunión inaugural del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, compuesto por la Unión Europea, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido, así como Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay.

Esos países harán esfuerzos para que se desarrolle un diálogo, conversaciones, y se eviten situaciones de intervención militar o tensiones con consecuencias serias para la población venezolana. La idea es que los venezolanos puedan avanzar en soluciones a su crisis interna, en un contexto de paz, no injerencia, diálogo y que permita resoluciones integrales y de fondo.

Sectores de la oposición interna y varios gobiernos latinoamericanos y europeos, liderados por Estados Unidos, están planteando que no haya diálogo e insisten en planes como hacer ingresar “ayuda humanitaria” a Venezuela, lo cual generaría un conflicto militar.

Esa es una dificultad para el esfuerzo de esas naciones europeas y latinoamericanas, pero esos gobiernos insistirán, sobre todo para evitar situaciones de violencia y de afectación a la población.

“La única vía para abordar la compleja situación que prevalece en Venezuela es el diálogo para la negociación, desde una perspectiva de respeto al derecho internacional y a los derechos humanos”, indicó el comunicado distribuido por las delegaciones de México, Uruguay y el Caricom en la capital uruguaya.

Ello contrasta con la postura de la mayoría de gobiernos del Grupo de Lima que aplauden y coinciden con la tesis de Estados Unidos de que no haya conversación entre el Gobierno y la oposición, que se presione a la administración que lidera Nicolás Maduro, se refuerce el cerco financiero y comercial e incluso se pueda pensar en intervención militar a través, por ejemplo, de la excusa de llevar “ayuda humanitaria” a los venezolanos.