En Chile poco se dice de los países que se oponen a derribar al Gobierno venezolano. Rusia: “alarmante” que se diga no al diálogo, como lo postula Piñera.

Agencias. 05/02/019. El vicecanciller italiano, Manlio Di Stefano, declaró que Italia no reconoce a Juan Guaidó (el “presidente encargado”), “porque estamos absolutamente en contra de que un país o un grupo de terceros determinen la política interna de otra nación; se llama principio de no interferencia y está reconocido por la Organización de las Naciones Unidas”.

El diplomático advirtió: “El mismo error se cometió en Libia en 2011 y hoy en día es reconocido por todos; debemos evitar que suceda lo mismo”.

En días pasados, el secretario general de las Naciones Unidas (UN), António Guterres, dijo que a ese organismo no le corresponde dictaminar la legitimidad de gobiernos y menos si se trata de situaciones en que un sector se quiere imponer sobre un mandatario (Nicolás Maduro) elegido en una elección democrática que, por cierto, nunca fue cuestionada por organismos internacionales.

En tanto, fuentes diplomáticas afirmaron que Grecia expresó sus reservas con la Declaración de países de la Unión Europea (UE) en cuanto a reconocer a Guaidó, porque en la UE las posturas comunes sobre política exterior deben adoptarse por unanimidad.

Irlanda informó que no reconoce a Guaidó, llamó a convocar a elecciones.

Esas posturas se unen a las de Rusia, China, Turquía, México, Uruguay, Nicaragua y las naciones de la Unión Africana que reconocen al Gobierno venezolano y no están por injerencias en asuntos internos de Venezuela.

Al menos unos 30 países no están reconociendo a Guaidó.

Los países que firmaron la Declaración que avala el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro son: Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Francia, Hungría, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, y Suecia.

Washington celebró el reconocimiento europeo. “Alentamos a todos los países a apoyar al pueblo venezolano reconociendo al presidente interino Guaidó y apoyando los esfuerzos de la Asamblea Nacional para el retorno de la democracia constitucional”, señaló en un comunicado el secretario de Estado, Mike Pompeo, ex director de la Central de Inteligencia Americana (CIA), quien lidera planes de desestabilización en Venezuela.

Rusia: “Alarmante” y “escandaloso” lo que hacen a Venezuela

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, declaró este martes en un centro universitario de Dusambé (Tayikistán), que es “alarmante” el rechazo a iniciativas de diálogo en Venezuela y consideró “escandaloso” que varios países hayan reconocido como presidente interino de esa nación a Juan Guaidó.

La semana pasada, los gobiernos de Uruguay y México presentaron al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, una iniciativa de diálogo que incluye una conferencia internacional convocada para el 7 de febrero en Montevideo, en la cual se reunirán a países y organizaciones partidarios de la negociación, entre los que se encuentran Bolivia, Costa Rica, Ecuador y ocho miembros de la Unión Europea. Juan Guaidó y la oposición venezolana han rechazado esta propuesta.

En la línea de respaldar la tesis de Estados Unidos de derrocar al Gobierno venezolano, varios países dieron un portazo al diálogo en torno de la situación venezolana, como vía para acercar posiciones y avanzar en soluciones, sobre todo pacíficas y respetando la soberanía de esa nación. Uno de los fervientes opositores a no dialogar ni conversar para resolver la tensión en Venezuela, es el Presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Asimismo, según informaciones procedentes del gobierno venezolano, el presidente Nicolás Maduro ha pedido en una carta al Papa Francisco que se convierta en un mediador en el proceso de diálogo para resolver la crisis política en el país.

Desde que Guaidó se autoproclamó presidente interino, la mayoría de las naciones latinoamericanas, así como Estados Unidos y la Unión Europea, hasta una cifra de alrededor de 40 países, han decidido reconocerlo públicamente como presidente.

Lavrov, que reiteró la posición rusa de apoyo al diálogo, afirmó que “es alarmante el rechazo a las iniciativas que buscan establecer un diálogo nacional, la única vía para resolver los problemas actuales, según nuestra convicción. Estas iniciativas son descartadas, suplantadas por otras, para implementar un cambio del régimen”.

El lunes, en Ginebra, la oficina de Derechos Humanos de la ONU aseguró que no ha recibido información de detenciones, heridos o fallecidos en las manifestaciones del fin de semana en Venezuela. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos dijo que las marchas, tanto las convocadas por la oposición como por el gobierno, fueron pacíficas.

Mientras Guaidó apuesta por el recurso de la ayuda humanitaria y convocó para el 14 de febrero una conferencia sobre asistencia humanitaria para su país, en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, el gobierno legítimo de Nicolás Maduro ha rechazado una política que promueve esas ayudas mientras mantiene se mantienen las sanciones contra Venezuela.

El sábado pasado, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca confirmó a que el Gobierno de EE.UU. ha comenzado a enviar paquetes de ayuda humanitaria a Venezuela.

John Bolton, el asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el viernes en Twitter que EE.UU. tenía intención de comenzar el envío de ayuda a Venezuela después de que Guaidó lo solicitara.

“Siguiendo la petición del presidente interino Juan Guaidó, y en consulta con sus funcionarios, EE.UU. movilizará y transportará medicamentos de ayuda humanitaria, suministros quirúrgicos y suplementos nutricionales para el pueblo de Venezuela. Es hora de que Maduro se quite de en medio”, tuiteó Bolton el viernes.

“Quieren mandar dos camioncitos con cuatro peroles. Venezuela no tiene que mendigar a nadie. Si quieren ayudar que cesen el bloqueo y las sanciones”, dijo el mandatario, al asegurar que no permitirá que humillen al país con el “show de la ayuda humanitaria”.