Durante estas semanas directivas de vacaciones. Apura tema de agenda en el Parlamento para ver opciones de actuación coordinada.

Patricia Ryan. Periodista. 03/02/019. Prácticamente todas y todos los presidentes de las colectividades políticas de oposición andan de vacaciones, en Chile y en el extranjero. La mayoría de las directivas están en un receso de hecho, y quedaron secretarios generales o dirigentes para hacerse cargo de vocerías o situaciones puntuales.

Según varias fuentes consultadas en algunos partidos, durante las próximas tres semanas no habrá reuniones ni encuentros siquiera bilaterales formales entre personeros de la oposición. Pero sí se considera la semana del 25 de febrero como clave para que haya reuniones en el arco opositor.

Un punto central a resolver a fines de febrero es si se podrá coordinar una agenda común en el Parlamento y, sobre todo, si se mantendrá el “acuerdo administrativo” que permitiría elegir fluidamente a parlamentarios de la oposición al frente de las directivas de ambas cámaras del Congreso.

Terminado enero, no se pudo zanjar el debate respecto a mantener acuerdos en el Parlamento, básicamente por cuestionamientos de organizaciones del Frente Amplio y dirigentes del Partido Comunista y Partido Socialista a la forma en que han actuado y votado la mayoría de los legisladores de la Democracia Cristiana (DC) y el Partido Radical (PR), que se alinearon con mucha frecuencia a los proyectos e indicaciones del Gobierno de derecha.

Asimismo, la oposición se encontrará a fines de febrero e inicios de marzo, con proyectos fundamentales para el país, presentados por el Ejecutivo, respecto a pensiones, trabajo, tributación, seguridad pública y modernización o reforma estructural en Carabineros, entre otros. Ya se ha dicho que si no hay mayoría real, la derecha podrá avanzar sobre esas iniciativas, desde que se apruebe la idea de legislar, algo que quieren evitar algunos partidos en cuestiones como cambios o reacomodos en el ámbito laboral.

En esa línea, el Gobierno y los partidos de derecha saben que será clave poder alcanzar acuerdos y pactos con legisladores de la oposición y apuntarán más que a “ganarse” a bancadas parlamentarias completas, hacerlo con algunos legisladores que ya dieron sus votos a iniciativas del oficialismo durante el 2018.

En ese marco, es presumible que la última semana de febrero y sobre todo iniciado el periodo legislativo en marzo, autoridades de la administración actual, tomen contactos abiertos o reservados con parlamentarios opositores para ir ganando adeptos para los proyectos. Eso, por cierto, no privará al Ejecutivo de encuentros formales con jefes de bancadas parlamentarias y partidos políticos.

Todo eso se levanta como un desafío para los partidos progresistas y de izquierda, sobre todo en cuanto a si elegirán “caminos propios” o harán esfuerzos por coordinarse. En ello, como se dijo, la última semana de febrero será clave, para poder aterrizar acuerdos o constatar desacuerdos, en la primera semana de marzo.

Antes de partir de vacaciones hubo reuniones hechas públicas entre dirigentes del Frente Amplio con el Partido Comunista y el Partido Socialista. Se supo de encuentros no públicos y más reservados entre parlamentarios y personeros de la DC, el PR y el Partido por la Democracia.

Según informaciones recogidas, en las últimas semanas de enero en el Frente Amplio se dieron más bien reuniones y actividades en dinámicas más internas de las colectividades, como el proceso pos elecciones internas de Revolución Democrática (RD), los pasos para unificar a varias colectividades en un solo partido, y diseños para el 2019.

Dadas así las cosas, aunque ya están desplegadas tres semanas de vacaciones de los partidos de la oposición, es previsible que sus dirigentes dediquen tiempo a diseñar argumentos y programar reuniones para intentar avanzar a partir del 25 de febrero.