En estos días murieron Elena Muñoz y Violeta Zúñiga, familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos.

Santiago. 02/02/019. A los 96 años de edad y después de décadas de lucha por verdad y justicia, falleció Elena Muñoz, viuda de Maureira. Días después, a los 86 años, murió Violeta Zúñiga, uno de los símbolos de la batalla por encontrar a los detenidos desaparecidos, víctimas de la dictadura cívico militar.

Elena Muñoz era conocida también como “Purísima de Lonquén”, ya que el 7 de octubre de 1973 su marido, Sergio Maureira Lillo, y sus cuatro hijos, Rodolfo Antonio, Sergio Miguel, Segundo Armando y José Manuel, fueron detenidos y asesinados por Carabineros de Isla de Maipo. Ella luchó años por encontrar la verdad y exigir justicia por esos crímenes y por los otros miles de casos de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos.

El velorio de  Elena Muñoz viuda de Maureira, se realizó miércoles  en la Villa O’Higgins de Isla de Maipo y su funeral fue el viernes pasado en la Parroquia Santuario Nuestra Señora de la Merced de Isla de Maipo, y fue sepultada en el cementerio de la localidad.

Violeta Zúñiga, fue otra de las tantas activistas por los derechos humanos y la búsqueda de detenidos desaparecidos en dictadura, y que se convirtió en símbolo de la batalla de las mujeres por exigir justicia y verdad respecto de sus maridos, hijos, hermanos.

Siempre fue reconocida por su interpretación de la “Cueca Sola”, la que hizo desde 1978, y que efectuó decenas de veces en actos masivos y solidarios, destacando el homenaje de Sting en 1987 con su canción “They Dance Alone”. Ella perteneció al conjunto folclórico de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD).

Su velorio se realizaba este sábado y domingo en la Parroquia San Miguel Arcángel en avenida José Miguel Carrera 3520 en San Miguel.