Versiones hablan de que en La Moneda quieren recibir a funcionarios de TVN expulsados de Venezuela. Trolleos, errores, datos, versiones.

Equipo ES. Santiago. Caracas. 30/01/019. Finalmente no duró más de 14 horas el episodio que rayó entre comedia y tensión política, con la retención de un periodista y un camarógrafo chilenos por parte de autoridades venezolanas, al transgredir ambos normas y leyes de Venezuela.

Como sea, desde el Gobierno de derecha fundamentalmente, y de algunos medios de prensa chilenos, la situación se tomó como “un atentado a la libertad de prensa” y se utilizó para continuar con ataques al Gobierno de Nicolás Maduro.

En el ambiente periodístico se comentaba que en La Moneda se estaría preparando una puesta en escena comunicacional que podría incluir que el Presidente Sebastián Piñera o alguna otra alta autoridad reciban a los funcionarios de Televisión Nacional retenidos en la capital venezolana, como una manera de reforzar la campaña política y comunicacional contra el Gobierno venezolano.

De acuerdo a versiones de periodistas venezolanos y corresponsales extranjeros acreditados en Caracas, los profesionales de Televisión Nacional (Canal 7), no cumplieron con los trámites de acreditación que, por lo demás, se consideran importantes para la labor de la prensa en esta capital dado el clima político existente. Además, se confirmó que ambos violaron un espacio de seguridad en torno del palacio presidencial.

Aun así, el ministro del Interior de Chile, Andrés Chadwick, declaró que “esperamos que una detención arbitraria como la que ha ocurrido pueda ponérsele término a la brevedad”.

Cuando se supo la noticia de la retención de los dos funcionarios de TVN, mucha gente recordó que horas antes los trollearon por las redes sociales, con una imagen en que aparecían en una calle de Caracas, en un encuadre que mostraba normalidad en el sector, pero al pasar dos camionetas de la policía, que ni siquiera se detuvieron y pasaron de largo ante el equipo que filmaba, los integrantes del equipo de TVN adoptaron una actitud temerosa, empezaron a caminar (“huyendo” se escribió en algunos lados) nerviosos, instalando la imagen de que podrían sufrir alguna agresión de esos policías que ya habían seguido su rumbo sin siquiera detenerse a mirar a los periodistas.

Con esa imagen corrieron las bromas y suspicacias y después surgieron las dudas sobre por qué los mismos habían ido a violar un espacio de seguridad y lo hacían sin acreditación y sin pasaporte.

El argumento del embajador

En Santiago, el embajador venezolano, Arévalo Méndez, dijo que el periodista Rodrigo Pérez y el camarógrafo Gonzalo Barahona, “violaron la franja de seguridad de Miraflores. Esta es una conducta que mi Gobierno y ningún Gobierno del mundo acepta”.

“La Moneda tiene una franja de seguridad custodiada por Carabineros que las personas, si violan esa franja o esa zona de seguridad, claro que van a ser detenidos. Eso no es diferente en Venezuela. Tan democráticos somos en Venezuela como acá en Chile”, indicó el diplomático y añadió que sobre todo en su país “donde tenemos que ser extremos celosos porque los atentados contra el Presidente (Nicolás) Maduro no son inventos, son un hecho”.

Arévalo Méndez planteó que “los dos individuos andaban sin pasaporte. Por supuesto, andar sin pasaporte un extranjero en otro país es inmediata deportación”. Además, el embajador sostuvo que “los tipos no están acreditados, entraron a Venezuela como turistas, y andan haciendo ejercicio laboral, trabajo”. Insistió en que “ellos deben tener acreditación” y que debieron acreditarse como equipo de prensa extranjero.

Luego, Méndez dijo que “el Gobierno (venezolano)  ha decidido deportarlos con toda razón, asentado en todos los mecanismos y los tratados y convenciones internacionales sobre visitas de extranjeros a otro país”.

Diplomático chileno: “Sin violencia”

En horas de la mañana se informó que el consejero de la embajada chilena en Venezuela, Roberto Araos, declaró que los funcionarios de TVN estaban en el Palacio de Gobierno de Miraflores, no en una cárcel, y no en calidad de detenidos sino “retenidos”. El diplomático chileno en Venezuela dijo que Pérez y Barahona “fueron llevados sin violencia alguna y que se encuentran bien”.

Luego, de acuerdo a reportes desde Caracas y de una organización periodística gremial local, se reportó que el traslado y trámite de deportación fue hecho con normalidad y sin actos violentos contra el periodista y el camarógrafo.

Piñera lo aprovechó; y el Canciller se confundió

Conocida en La Moneda la noticia de la retención del personal de Televisión Nacional, el Presidente Sebastián Piñera no tardó en aprovechar el suceso para seguir atacando el Gobierno de Nicolás Maduro, colocando en las redes sociales una declaración que incluyó una reivindicación política, más allá de lo que ocurría con los periodistas chilenos.

“Exigimos inmediata liberación de periodistas de TVN detenidos en Venezuela”, posteó Piñera y añadió: “Nuestra Cancillería está realizando todas las gestiones necesarias”. Y espetó que “la libertad de prensa es otra de las víctimas en Venezuela. La solución pacífica son elecciones libres y democráticas, ahora”.

Frente a eso, la ex presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, contestó en Twitter: “Deplorable! +Piñera usa otra vez derecho +LibertadPrensa para revanchas políticas. Cuántos periodistas detenidos, golpeados, vulnerados en sus 2 gobiernos! Cuánto desinterés en +TVPública? Gobierno mira “paja en ojo ajeno y…” Inaceptable doble estándar”.

En medio de todo, como en otras ocasiones, el Canciller, Roberto Ampuero, se vio metido en una situación controversial a emitir una noticia falsa (fake news) y tuvo que tomar las riendas de la vocería sobre el caso ocurrido en Caracas, el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

Ampuero, informado por quién sabe quién, puso en redes sociales que los dos funcionarios de TVN “tras pasar la noche detenidos por régimen de Maduro, los periodistas de TVN han sido liberados”, y se atribuyó elogios en torno de un hecho que no había ocurrido: “No hay mejor noticia que nuestros compatriotas estén libres y estamos satisfechos por haber contribuido”…

Chadwick tuvo que salir a reconocer, en esos minutos de la mañana de este miércoles, que “no tenemos información oficial” respecto a la retención del periodista y el camarógrafo y que el Gobierno seguía “acompañando a nuestros compatriotas y esperamos que esto pueda tener una solución a la brevedad posible para que obtengan su libertad”.