Claudia Pascual, Karina Delfino, Marcela Sandoval, Daniela López y Camila Avilés instaron a construir convergencia mediante algunos puntos comunes.

Equipo ES. 12/01/019. Dirigentas políticas y encargadas de género y mujeres de diferentes colectividades recalcaron que la movilización del próximo 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer) debe constituir un hito no solo para las mujeres sino para el conjunto del mundo social y político, ya que se muestra como la primera oportunidad del 2019 para comenzar a construir unidad.

Del foro “Derechos de las mujeres: avances y desafíos para la unidad de la oposición”, que dio el vamos al ciclo de debates de la Fiesta de los Abrazos 2019, participaron la exministra de la Mujer y Equidad de Género y actual encargada de Género del Partido Comunista (PC), Claudia Pascual. La vicepresidenta del Partido Socialista (PS), Karina Delfino. La directora de la Fundación Nodo XXI y miembro de Izquierda Autónoma, Daniela López. La encargada de fomento a la participación de las mujeres de Revolución Democrática (RD), Marcela Sandoval. Y la vicepresidenta de la Democracia Cristiana (DC), Camila Avilés. La conversación fue moderada por la encargada de Mujeres del PC, Natalia Cuevas.

Claudia Pascual apuntó como el principal desafío para las mujeres el avance de la ultraderecha en el país, ya que ellos buscan desmantelas lo que se alcanzó en materia de derechos en el Gobierno de Michelle Bachelet. En ese marco señaló que hay que defender, por ejemplo, la gratuidad en la educación, porque es la única manera de poder seguir transformando el país.

También la exministra hizo referencia al movimiento feminista estudiantil que estalló en mayo pasado. Dijo que tildar de “ola feminista” al proceso fue “contraproducente” porque una ola “viene y va” y la idea es que las reivindicaciones queden instaladas. En la misma línea criticó que los petitorios de esas tomas no interpelaran a las autoridades, “faltó que realmente hicieran sudar al Gobierno”, expresó Pascual. Y afirmó que ahora ese movimiento tiene que lograr sumar a otros sectores sociales, porque será la única forma de poder construir unidad,

La dirigenta del PC, asimismo, aseguró que la unidad de la oposición “es una necesidad”, por ello expresó que la movilización del 8 de marzo es fundamental para  comenzar a construir puntos comunes.

En la misma línea, Delfino sostuvo que el espacio de las mujeres puede generar la unidad de los sectores progresistas del país. Apuntó que la unidad es esencial para frenar el avance de los discursos fascistas y para revalorar a la política, ya que indicó que solo a través de la política se puede combatir la desigualdad.

“La desigualdad tiene cara de  mujer”, sentenció la vicepresidenta del PS, porque explicó que las mujeres están en desventaja en todos los ámbitos, por ello aseveró que el movimiento de mujeres debe generar empatía con todas las demandas sociales y así transformarse en el espacio proclive para comenzar con la convergencia de la oposición.

Asimismo, la directora de Nodo XXI subrayó que la construcción debe partir de las mujeres más allá del feminismo. Porque todas las mujeres son desvalorizadas en la sociedad pese a que no son minoría social. Las mujeres en el capitalismo deben sobrevivir porque son las principales víctimas de sus embates y por ello es que los movimientos femeninos siempre van en contra del neoliberalismo.

López advirtió que no hay posibilidad de construir una oposición firme si no se abordan los temas con perspectiva de género, porque hasta el minuto la política, la sociedad, la justicia y todas las instituciones se construyeron sin las mujeres.

En tanto, Camila Avilés se detuvo en la importancia de la participación femenina. Recalcó que las mujeres deben estar en todas las instancias de poder y en la toma de decisiones. Apuntó como primordial trabajar la agenda de la educación no sexista porque se alza como la base de construcción de un futuro con perspectiva de género.

Marcela Sandoval destacó la incursión del movimiento feminista estudiantil porque alertó sobre los tipos de violencias que padecen las mujeres y remeció desde lo educacional hasta lo institucional. También anotó como fundamental frenar el discurso derechista porque frenan los avance de derechos femeninos.

Expresó que la unidad política se debe construir sobre la base de algunos puntos, por lo cual tildó de “decisivo” el proceso de elecciones municipales que se llevará próximamente, porque será un espacio de negociación. En esa línea destacó que los partidos políticos deben ponerse a disposición de la agenda feminista.