Ya van cuatro femicidios en los primeros nueve días del año. Organizaciones encienden alarmas y exigen políticas al respecto. Toma fuerza huelga para 8 de marzo.

Equipo ES. 09/01/019. María Barría de 56 años, Sandra Rivas de 49 años, Laura Gálvez de 48 y Delicienne Sajuste de 26 años, son las víctimas que cobró el machismo en los primeros nueve días del 2019. El nuevo año comenzó oscuro para las mujeres desde sus primeras horas cuando se perpetró el primer femicidio en Puerto Montt -en la madrugada del 1 de enero- donde María Barría perdió la vida apuñalada en manos de quien fuera su marido por más de 20 años, el mismo que horas después de cometer el crimen se ahorcó en un sector industrial cerca de la casa familiar. En este caso como en los otros había antecedentes de violencia.

El segundo hecho se consumó el 2 de enero en Rancagua donde Sandra Pozo fue apuñalada por su esposo con quien compartió por más de 30 años. El femicida luego se entregó a la policía argumentando que había atacado a su esposa 14 veces con un arma blanca porque ella le había sido infiel. Según explicaron los detectives Pozo nunca quiso denunciar a su pareja, pese a los constantes abusos y amenazas de muerte, por miedo a que le hicieran algo a él, su hija mayor si lo hizo en una oportunidad cuando su padre las atacó a ambas.

Los Andes fue el escenario del tercer femicidio este 4 de enero cuando la ciudadana argentina Laura Galvez fue asesinada por su pareja desde hace 5 años. La víctima fue duramente golpeada en la cabeza y lanzada desde el segundo piso por las escaleras del hogar que compartían. El victimario se suicidó en el mismo lugar y dejó varias cartas asumiendo la autoría del crimen. Galvez previamente había denunciado a su agresor, incluso, estuvo detenido, pero solo por algunas horas y fue dejado en libertad. La causa la estaba investigando la Fiscalía de Los Andes.

El cuarto caso ocurrió este 8 de enero en El Quisco. La joven Delicienne Sajuste, de nacionalidad haitiana, recibió una docena de puñaladas en el pecho cuando salía de su casa, a manos de su expareja y padre de su hija, también de nacionalidad haitiana. Los vecinos del lugar intentaron frenar la escena, pero el hombre tomó un frasco de ácido muriático, lo bebió y cayó en el lugar. La mujer murió y él se mantiene grave en el Hospital Claudio Vicuña de San Antonio.

Políticas al respecto

Luego de estos hechos diversas organizaciones feministas criticaron las modificaciones que hizo el Gobierno al proyecto que asegura a las mujeres una vida sin violencia presentado por la administración de Michelle Bachelet, ya que solo demora las tramitaciones que los cuerpos legales que permitan castigar y prevenir la violencia de género, puesto que ninguna de las nuevas incorporaciones que hizo el Ejecutivo se han aprobado en el Congreso.

La secretaria ejecutiva del Observatorio de Género y Equidad, Natalia Flores, en medios de prensa, expuso que “la ampliación del tipo penal de femicidio, que es lo que pretende la Ley Gabriela, es parte del proyecto de ley de una vida libre de violencia contra las mujeres. Entonces, no era necesario ingresar más instrumentos a la discusión, sino que hay que priorizar la discusión del proyecto anterior, aunque fuera de un Gobierno previo y, quizás, perfeccionarlo”.

Y agregó que “el proyecto de una vida libre de violencia es bastante integral, entonces, solamente sacar instrumentos que tiendan a responder a partes del fenómeno de la violencia ya ha demostrado que no tiene mayores frutos. Aquí lo que hay que hacer es sacar un cuerpo marco integral, que aborde no sólo el tipo penal del femicidio, sino que establezca políticas y programas sociales que apunten a cambiar la cultura de este país”.

Flores apuntó que junto con los cambios legales se deben establecer cambios en términos de educación, en la prevención y avanzar en un cambio cultural.

En esa línea, la integrante de la Asociación de abogadas feministas, Francisca Millán, expresó que el tema de la educación no sexista es primordial. “La lucha por una educación no sexista lo que hace finalmente es tratar de rebatir desde la raíz la forma en que hoy hombres y mujeres son socializados e insertos en las estructuras de la sociedad, que hacen posible la materialización de la violencia. No solamente en cómo se reproducen estereotipos y roles, sino que, además, el sistema educacional está pensado para la reproducción de la precariedad en función al sistema neoliberal”.

En tanto, desde la Coordinadora 8 de marzo debido a estos cuatro femicidios intensificaron la convocatoria para la huelga general que están preparando para el Día Internacional de la Mujer.  “Porque ya van 4 femicidios en 8 días que lleva el año, por un sistema de salud digno, No+AFP, por el fin de las zonas de sacrificio, por un aborto libre, legal, seguro y gratuito, por el derecho a la vivienda, por la desmilitarización del Wallmapu”, destacaron como razones para movilizarse desde la organización.