Hernán Caffiero indicó que se proyectarán los 16 capítulos durante los dos días en el escenario central. Afirmó que la serie ganadora del Emmy frente a los discursos de odio “es más necesaria que nunca”.

Daniela Pizarro Amaya. Periodista. 07/01/019. Hace un par de meses la serie “Una historia necesaria” estuvo en la agenda de todos los medios nacionales y extranjeros luego de recibir el Emmy Internacional a la Mejor Serie Corta. La producción que consta de 16 capítulos de cinco minutos y que busca reivindicar la memoria de miles de vidas que se extinguieron en la lucha contra la dictadura de Augusto Pinochet, se proyectará este 12 y 13 de enero en el escenario central de la Fiesta de los Abrazos (FDLA) 2019, además, en el evento se desplegará un conversatorio con los realizadores de la serie en la Plaza de las Letras.

El director de “Una historia necesaria”, Hernán Caffiero, conversó con ElSiglo.cl y narró como siguió la exposición de la serie luego del galardón internacional y las significaciones que alcanza dicho material en tiempos de negacionismo y de discursos de odio.

¿Cuál va a hacer la participación de “Una historia necesaria” en la Fiesta de los Abrazos?

Durante los dos días de la Fiesta de los Abrazos en el Parque O’Higgins se va a mostrar la serie completa, los 16 capítulos de cinco minutos cada uno, en la pantalla gigante del escenario central. También habrá un espacio para conversar con la gente en una suerte de foro-conversatorio en la Plaza de las Letras.

¿Cómo siguió la exposición de la serie después del premio, por ejemplo, surgió interés de los canales abiertos por tener la obra o de algún canal o plataforma internacional?

Los canales abiertos no se han interesado en la serie. Cuando hicimos la serie la pusimos a disposición de los canales de manera gratuita y no la quisieron, después a pesar del premio tampoco nos llamaron. La serie se dio en el canal 13 cable y luego de ellos la subimos inmediatamente a internet en nuestro canal de YouTube para que estuviera accesible para todos, porque entendíamos que la mochila que nosotros cargábamos con todas estas historias nos significaba una responsabilidad importante no solo por el tema histórico ligado a los derechos humanos sino también por las familias que han tenido que soportar esta falta de verdad y justicia por años. Nosotros de alguna forma estamos reviviendo estas historias que han sido súper dolorosas para ellos y eso significó que teníamos que tener un mayor cuidado al momento de trabajar la serie, por ejemplo en el formato, al durar cinco minutos cada capítulo es súper complejo poder entregar una visión que esté a la altura de las historias de cada uno de los familiares de los personajes y no caer en el melodrama, en el efectismo o en el morbo, todos esos temas fueron súper complejos de desarrollar. Al ser un tema tan complejo que debíamos tratar de manera elegante sabiendo, además, que la lógica de la derecha es tratar de relativizar cualquier evento que se haga en relación a esto y decir que se lucra con este tema, nosotros decidimos no lucrar y ocupamos solamente el fondo que nos dio el Consejo Nacional de Televisión con el cual nos pagamos los sueldos y dejamos la serie a disposición de la gente. Eso significó que no pudimos cerrar acuerdos con ningún otro medio, o sea, tuvimos ofertas de importantes plataformas de televisión digital, pero consideraban cláusulas de exclusividad y eso nos obligaba bajar nuestra serie de YouTube y de cualquier otra plataforma gratuita y nosotros no estamos dispuesto a ello.

¿Después que ganan el Emmy subieron las visitas en YouTube y en redes sociales o en otras instancias han visto un mayor interés del público?

La serie es difícil que llegue a otras instancias que no sean gratuitas porque nuestra idea es que esté disponible para todos. Pero la hemos regalado a profesores, a escuelas rurales, a liceos públicos, a profesores universitarios, incluso, hay personas en Estados Unidos que nos han llamado por la serie para mostrarla en Michigan, o sea, la serie se ha visto tanto en Estados Unidos como en la junta de vecinos de Limache, es decir, los lugares han sido bien variados. En tanto en la fanpage de Facebook donde tenemos fija la serie tenemos más de dos millones de visualizaciones. Y en YouTube estaría cerca de 600 mil visitas sumando las de los dieciséis capítulos.

¿Qué significación alcanza la serie en este escenario actual donde resurgieron los discursos neofascistas en el mundo y especialmente en el país donde el negacionismo se instaló?

La serie se hace más necesaria que nunca. Todo lo que ha sucedido en el último tiempo con esta nueva ola de discursos de odio a nivel mundial hace que esta serie cobre mayor valor. Esta serie en su formato está pensada para que llegue a los nuevos lenguajes, o sea, para plataformas digitales y redes sociales, por eso el formato es breve y la idea de esto es que la vean los jóvenes, quienes son los que mayoritariamente utilizan estas plataformas, porque ellos no vivieron esto. A través de la serie, permitiendo que llegue a todos especialmente a las nuevas generaciones, queremos hacerle frente a estos discursos de odio con esta especie de llave que serían los capítulos para abrir las conciencias, los sentimientos de empatía, de solidaridad, de ponerse en el lugar de otro y quitar esta imagen añeja que tenían los detenidos desaparecidos. Tratamos de refrescar el concepto y darle cara, que estos detenidos desaparecidos se transformaran en madres, padres, hermanos o familiares directos de cualquier persona. Creemos que con esta serie estamos aportando a la construcción de una sociedad mejor.

¿Han tenido comentarios de los profesores que se llevaron la serie de cómo los jóvenes recibieron estas historias que para la mayoría eran desconocidas?

Absolutamente. Nos han mandado fotos, videos y comentarios donde nos dicen que a partir de esto la forma para entrar en la temática social, a contar lo que sucedió en este país durante la dictadura, les ha resultado mucho más fácil y práctico, por ejemplo, el explicar las consecuencias que una dictadura trae a la sociedad y el riesgo de que no estamos ajenos de volver a vivirlo. Los profesores me han contado que los alumnos se emocionan y le han dado un valor a lo que sucedió, ya que antes no se lo daban por desconocimiento. Es difícil que el joven empatice con esto a través de ladrillos de textos u otros formatos que usen un lenguaje que ellos no ocupan, entonces, para los jóvenes que ahora han visto la serie le han dado una gran significancia.