Gobierno de López Obrador rechazó injerencia de Grupo de Lima. Indicó que el aislamiento no es el camino, sino el diálogo.

Agencias. 05/01/019. “Hacemos un llamado a la reflexión dentro del Grupo de Lima sobre las consecuencias que tendrían para los venezolanos aquellas medidas que busquen tener injerencia en asuntos internos que entorpezcan el diálogo entre los actores involucrados y la comunidad internacional”.

Asó lo expresó el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) de México, Maximiliano Reyes, ante los representantes de gobiernos que integran el Grupo de Lima, y quienes tomaron una resolución de intervenir en contra del Gobierno democrático y constitucional de Venezuela.

El representante de la administración de Andrés Manuel López Obrador dijo que México se abstendrá de emitir cualquier tipo de pronunciamiento respecto de la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro.

Maximiliano Reyes, siguiendo instrucciones del mandatario mexicano, enfatizó que “la vía más efectiva para alcanzar los objetivos por los que se creó el Grupo es mediante iniciativas de mediación y de diálogo, no de aislamiento”.

Además, interpeló a las administraciones injerencistas: “Los países implicados…tienen el deber de escuchar a todos los sectores de la sociedad venezolana”.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía firmaron una declaración en la que pusieron condiciones a Maduro y su Gobierno y decretaron el 10 de enero como fecha para declarar ilegítima a esa administración, elegida en una elección democrática y donde se reconoció su legalidad.

Esos gobiernos van a aumentar el aislamiento de Venezuela, cortando colaboración comercial, militar y diplomática. Es un virtual golpe de Estado dado por presidentes y cancilleres de otros países.

Para el Gobierno de México, estas acciones “lejos de resolver la situación en Venezuela, abonarían a agudizar el deterioro de las condiciones de vida de sus ciudadanos. En tal virtud, México no considera apropiada cualquier vía que no dé prioridad al fomento de la paz y del diálogo”.

El subsecretario de Relaciones Exteriores declaró que “con apego a los principios rectores de la política exterior establecidos en la Constitución, México continuará promoviendo la cooperación internacional, el respeto a la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de controversias y el respeto, protección y promoción de los derechos humanos, tanto en Venezuela como en el resto del mundo”.

Informó que México mantendrá relaciones diplomáticas con Venezuela y el Gobierno de López Obrador se abstendrá pronunciarse sobre la legitimidad del Gobierno venezolano. Ello, explicó, en fiel seguimiento a sus principios constitucionales de política exterior, sostuvo.