El nombre del comunero estaba en el informe que dio vida a la “Operación Huracán”. Dos sargentos asoman como principales sospechosos del disparo.

Santiago. 28/11/018. Las investigaciones que está llevando a cabo el Ministerio Público para determinar las responsabilidades de la muerte al comunero mapuche, Camilo Catrillanca, siguen arrojando resultados que apuntan directamente a Carabineros. Las últimas pericias balísticas entregadas por la Policía de Investigaciones determinaron que la bala calibre 5.56 que recibió el joven mapuche pertenece a un tipo de fusil que durante el operativo solo portaban los sargentos Raúl Ávila y Fabián Alarcón.

El sargento Ávila fue quien reconoció haber roto la tarjeta de memoria de la cámara que llevaba en su casco, la cual habría registrado el operativo y el momento del disparo. En tanto Alarcón fue nombrado por testigos como el primero en disparar contra el tractor, según el uniformado sí disparó, pero contra de la rueda del vehículo y desde ahí la bala habría rebotado e impactado en la cabeza de Camilo.

Esta información se suma a la entregada este martes por el Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper Chile) respecto a que Carabineros tenía en la mira desde hace un tiempo a Catrillanca, ya que aparecen fotos del joven en el informe que elaboró la extinta Unidad de Inteligencia Operativa Especializada de Carabineros, que dio vida al montaje conocido como “Operación Huracán”. El joven habría sido perseguido porque fue dirigente estudiantil, porque pertenecía a la agrupación Alianza Territorial Mapuche (ATM) y por ser también dirigente de la comunidad Temucuicui Tradicional.

Con esto se confirma la teoría del padre de Camilo, Marcelo Catrillanca, quien sostuvo que “a mi hijo lo mataron por la espalda. Aquí Carabineros lo conocía, porque tenía una trayectoria de dirigente, somos una familia en donde hemos sido varias veces dirigentes”.

Y agregó que “con Carabineros incluido y Andrés Chadwick (ministro del Interior), el encargo yo creo que era el matar a Camilo. Era un objetivo cumplido porque hacía 15 días que se venía haciendo daño acá. Primero mientras nos encontrábamos en un machitún estábamos apoyando a un peñi que iba a ser machi, 15 días más tarde, se muere mi hijo. Venimos siendo dañados de mucho rato”.

Además, con dichos datos se podría descartar la primera información oficial, entregada por el entonces intendente de La Araucanía, Luis Mayol, que señala a Camilo como un “delincuente” que habría participado del robo de vehículos contra unas docentes de Ercilla. Hechos que no se han podido comprobar.

El Ministerio Público tiene tres investigaciones abiertas en el marco de la muerte de Catrillanca. La Unidad de Alta Complejidad está a cargo de las indagaciones respecto al robo que habría detonado el operativo policial. La unidad de Derechos Humanos está enfocada en esclarecer la muerte del joven, la eliminación de evidencia y en periciar los falsos testimonios que habrían entregado los policías involucrados.