Arturo Merino Benítez, Pablo Neruda y Violeta Parra, serían denominadas áreas de la terminal aérea, superando debate sobre denominación del lugar.

Hugo Guzmán. Periodista. 07/11/018. Se está barajando una solución respecto a cómo denominar el aeropuerto de la capital chilena, anclado en la comuna de Pudahuel, en medio de una ardua polémica sobre el nombre que debería llevar la terminal aérea más importante del país.

Una idea que se incubó entre parlamentarios de varios partidos políticos (es en el Congreso donde se vota la ley que define la denominación del aeropuerto) y que la estarían analizando en el Gobierno, es que todo el complejo lleve el nombre Arturo Merino Benítez, fundador de la Fuerza Aérea de Chile, de la entonces estatal Línea Aérea Nacional (LAN-Chile) y considerado pionero de la aviación chilena. El área internacional de la terminal aérea tendría el nombre de Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, y el área nacional, el nombre de la destacada folclorista y compositora, Violeta Parra.

Hace unos días, la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados acordó que el lugar llevara el nombre de Neruda, dejando de lado la denominación actual del fundador de la FACH y de LAN. Ello fue rechazado explícitamente por el ministro de Defensa, Alberto Espina, e implícitamente por el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Arturo Merino Núñez, por cierto hijo de Merino Benítez. La situación desató un debate en el Parlamento, redes sociales, y distintos sectores del país.

Los opositores a la iniciativa de los legisladores que plantearon honrar al Premio Nobel, a quien consideran una figura mundial que promovería e identificaría mejor el principal aeropuerto de Chile, apuntaron primero a que no es necesario modificar la denominación, y segundo, a que un lugar como ese debe recordar a uno de los principales gestores y pioneros de la aviación nacional.

La polémica se avivó cuando surgieron otras opiniones y propuestas, como el de la también Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral, y la de la primera mujer piloto de Chile, Margot Duhalde, por lo demás protagonista de varios episodios notables de la aviación. En estos casos se esgrimió también el argumento de que la terminal de la capital debería llevar el nombre de una mujer.

En todo caso, ya está en curso la propuesta de que el aeropuerto de La Serena, hoy llamado La Florida, lleve el nombre de Gabriela Mistral, una iniciativa planteada hace tiempo en la Región de Coquimbo.

En estos días al interior de la Cámara de Diputados se estarían consensuando el que la terminal aérea ubicada en Pudahuel lleve los nombres de Merino Benítez, Neruda y Violeta, en las distintas áreas del lugar. Esto luego debe pasar al Senado. El Gobierno podría objetar la medida. Pero algunos legisladores ya adelantan que es una buena solución.