Razón y necesidad del Paro Nacional del próximo 8 de noviembre.

Editorial. El Siglo. 05/11/018.  Las últimas cifras dan cuenta del aumento del desempleo en Chile -principalmente productivo y de mujeres-, de la disminución del poder adquisitivo del salario real, de una reforma de pensiones que no aumentará las pensiones de las y los jubilados y mantendrá el alto nivel de ganancias de grupos monopólicos-financieros, y de proyectos laborales del Gobierno de derecha que precarizara el trabajo juvenil y del Adulto Mayor.

A eso se suma el alza en precios del agua, de la bencina, de alimentos, el transporte, de los arriendos, que afectan directamente a los asalariados del país. Junto a eso, se confirmó una desaceleración de la economía y continuaron las afirmaciones, incluso desde el mundo privado-empresarial, de que cuando crece la economía, ello no beneficia a la mayoría de la población.

Esos antecedentes, entre otros -como un cambio tributario regresivo, debilitamiento de la negociación colectiva y los sindicatos-, constituyen razones y necesidades de las movilizaciones de las y los trabajadores de Chile.

En este contexto asume mucha importancia el Paro Nacional convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) para el 8 de noviembre, como una movilización reivindicatoria de derechos de las y los asalariados, y una denuncia de medidas restrictivas y que echan atrás esos derechos.

El factor organización y movilización de las y los trabajadores toma así una relevancia vital en este periodo por el que pasa el país, donde las cifras y los análisis encienden alarmas respecto a la situación del pueblo y su calidad de vida.