En el histórico GAM, se celebraron los 90 años del destacado arquitecto y luchador social, con la presencia de cientos de personas.

 José Luis Córdova. Periodista. 04/11/018. Entre vítores y expresiones de cariño llegó el arquitecto Miguel Lawner hasta el zócalo del GAM (Centro Cultural Gabriela Mistral), una de sus obras más emblemáticas, a la celebración de sus 90 años de fructífera y ejemplar existencia de artista y político comprometido con las luchas de su pueblo,

Una tuna tradicional acompañó al festejado hasta la zona de “tijerales” donde centenares de sus amigos, familiares, conocidos y admiradores lo recibieron con 90 tortas de cumpleaños, expresiones de arte urbano, raps, acrobacias y música.

Entre los invitados, la hija del Presidente Salvador Allende, Carmen Paz, los ministros del Gobierno Popular, Pedro Felipe Ramírez, Jacques Chonchol, el Premio Nacional de Artes, Guillermo Núñez, entre otros.

El “Mono” González y sus discípulos terminaron en vivo y en directo un  mural alusivo a la vida del arquitecto, sus viviendas sociales y sus luchas. Una maratón de cantantes y grupos musicales interpretaron tangos, temas tradicionales y de la Nueva Canción Chilena, entre ellos Francisco Villa, Isabel Aldunate, Lucho Vera y los grupos Aparcoa e Inti Illimani.

Delegaciones de la embajada del Reino de Dinamarca (donde Lawner estuvo exiliado 9 años), sus compañeros prisioneros en Isla Dawson, ex alunmnos de Arquitectura de la Universidad de Chile, de las instituciones estatales de vivienda, profesores y estudiantes se hicieron presentes con un multitudinario: “¡Qué los cumplas feliz..!”

El actor y diputado, Roberto Poblete, y la actriz Gloria Maldonado, animaron el acto central que se inició con una décimas del cantautor Eduardo Peralta. Con voz en off, el festejado narró también parte de su larga vida de entrega y sacrificio.

Entre el publico, José Santos, presidente de la Federación de Trabajadores de la Construcción que trabajó en el edificio UNCTAD, realizado durante el Gobierno de la Unidad Popular para la conferencia internacional, quien trabajó  en esta obra, así como el dirigente Sergio Troncoso, quien junto a otros 74 obreros fueron detenidos en ese edificio el 11 de septiembre de 1973 y trasladados hasta el Estadio Nacional.

Durante el emotivo reconocimiento público del compromiso de Lawner con nuestro país, se recordó en forma especial a su esposa Ana María Barrenechea y a su hija Alicia (Pipo), luchadoras por la democracia y la paz hasta los últimos días de sus vidas,

Miguel Lawner agradeció en breves y sentidas palabras el homenaje y reiteró su compromiso con los derechos humanos y la memoria, instando a las jóvenes generaciones a seguir combatiendo por un mundo y un Chile mejor.