En arco opositor no se notó mucho entusiasmo por acuerdo solo entre el PPD, PS y el PR.

Equipo ES. 09/10/018. Las manos entrecruzadas de los presidentes del Partido por la Democracia (PPD), Partido Socialista (PS) y Partido Radical (PR) al parecer no fue suficiente para hablar de unidad o convergencia de la oposición.

En sectores del progresismo y la izquierda más bien se miró con cierta reticencia el surgimiento del acuerdo denominado “Convergencia Progresista” que contiene a esas tres colectividades y que de manera sorpresiva -incluso para algunos de sus antiguos aliados- presentaron el lunes Heraldo Muñoz, Álvaro Elizalde y Carlos Maldonado.

Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista (PC), dijo no tener mayor conocimiento de qué se trata ese anuncio de acuerdo entre esos tres partidos pero que escuchó de esos dirigentes decir que “no se contrapone a una alianza más amplia, a la que Chile necesita para llevar adelante los objetivos que nos hemos propuesto”.

El timonel del partido de la hoz y el martillo aprovechó, eso sí, de ratificar su opinión de que cualquier bloque o acuerdo opositor “esté diseñado, de alguna manera, de acuerdo al espíritu que todos compartimos en el acto unitario del 5 de octubre, allí primó el espíritu de unidad”.  Hay que recordar que para esa ocasión se coordinaron la Democracia Cristiana, el PS, el PC, el PPD, el PR, colectividades del Frente Amplio, el MAS-IC, el Partido Progresistas y varias decenas de organizaciones sociales y sindicales.

Teillier enfatizó que “ahí se expresaron las lecciones del pasado y de lo que podría pasar al futuro si no (estamos) unidos”. El PC ha planteado que deben existir acuerdos amplios, sobre todo programáticos y electorales, que incluyan todos los partidos del arco opositor.

Sobre cómo quedan las relaciones con el PPD,  PS y PR después del anuncio que hicieron, Teillier precisó que “no hemos conversado con los partidos después” de ese hecho, aunque sostuvo que habrá conversaciones bilaterales con el PS, con el PR y con “otros partidos”.

En declaraciones a EMOL, el académico y militante del PS, Ernesto Águila, opinó que la conformación de “Convergencia Progresista” es “un intento muy tradicional” y precisó que en su partido “se está iniciando un Congreso partidario que tiene por responsabilidad definir entre otros aspectos la política de alianzas y esta definición de la directiva se adelanta a ese debate. El punto primero es definir un programa y en función de este definir la política de alianzas”.

Águila manifestó que en lo acordado por Muñoz, Elizalde y Maldonado “no se observa acuerdo programático, es un acuerdo que pareciera querer instalar un eje equidistante de la DC, del PC y del Frente Amplio” y abundó: “Con este acuerdo el PS pierde capacidad de articulación de la oposición en su conjunto y de la izquierda y el PPD es el gran ganador con su tesis de la ‘geometría variable’”.

Al hablar a la prensa sobre lo pactado por el PPD, PS y PR, Fuad Chahin, presidente de la Democracia Cristiana, declaró que “nosotros creemos que el diálogo entre fuerzas políticas afines siempre es positivo y hemos participado de diversas instancias de diálogo, y lo continuaremos haciendo, pero creemos que solo cambiar un nombre, solo un eslogan no es la respuesta que los chilenos quieren de la política”.

Además, argumentó que “el camino para la convergencia es, a nuestro juicio, un poco más largo”.