Se sumará a toda acción legal contra los agresores de un grupo de reporteros mientras cumplían labores informativas en ceremonia del Te Deum.

Santiago. Tres periodistas resultaron con lesiones tras ser agredidos por miembros de un grupo de seguridad del obispo evangélico, Eduardo Durán, en medio de la ceremonia del Te Deum este 16 de septiembre. Todo ocurrió cuando al finalizar la sesión religiosa los reporteros que cubrían la fecha fueron a preguntarle a Durán por las investigaciones que hay en su contra por lavado de activos.

En ese momento, la “seguridad” del pastor a manotazos y empujones trató de impedir las preguntas. Fue ahí cuando al periodista de radio Biobío, Oscar Cáceres, lo tomaron por la espalda, le apretaron el cuello y taparon su boca, mientras el reportero sostenía el micrófono para captar las respuestas del religioso, quien no se inmutó al ver lo que pasaba con su personal.

Los agresores son miembros de grupos de choque organizados que tienen los evangélicos, que actúan con impunidad sobre todo para servir de guardaespaldas de los pastores. Se les puede ver vigilando iglesias, hostigando a transeúntes, y haciendo callar a miembros de su Iglesia, como lo hicieron durante el Te Deum cuando algunos quisieron lanzar consignas en contra del Presidente Sebastián Piñera.

Luego de la violenta escena, además de Cáceres que terminó con un esguince cervical, resultaron con lesiones, María Belén Briones, de Mega y Rodrigo Pérez, de radio Cooperativa.

Frente a ello, el Colegio de Periodistas repudió “enérgicamente las agresiones físicas y verbales que sufrieron tres profesionales de la prensa durante el Te Deum Evangélico del domingo” y anunció que “se hará parte en las acciones legales que presenten los periodistas contra los agresores, sin descartar la presentación de una demanda por iniciativa propia”.

Cabe destacar que algunos de los reporteros ya emprendieron acciones legales en contra de los agresores, ya que identificaron sus rostros e identidades.

La Orden profesional a través de un comunicado, también, expresó su “solidaridad con los colegas María Belén Briones, de Mega; Oscar Cáceres, de Radio Biobío; Rodrigo Pérez, de Radio Cooperativa; y de varios colegas quienes también recibieron agresiones en esta misma actividad pública”.

Asimismo, señaló que “lo ocurrido merece una masiva condena de toda la ciudadanía para procurar que en todos los ámbitos se recupere el respeto absoluto por la labor de la prensa y su compromiso con la entrega de una información oportuna y veraz”.