Salvador Allende encabezó el Primer Gobierno de carácter nacional, democrático, popular, revolucionario y antiimperialista con perspectivas al socialismo.

Carlos Poblete Ávila

Profesor de Estado

En Chile, como se sabe, Septiembre es un mes de significaciones…: Es el cumpleaños de la Independencia del dominio español, de la Primera gesta emancipadora hace 208 años.
En ese mes solían realizarse las elecciones presidenciales. Así fue en 1970. El 4 de Septiembre de ese año, el Movimiento Político y Social llamado Unidad Popular triunfó en esos comicios. Salvador Allende fue elegido Presidente de la República. Fue una gran Victoria del pueblo de Chile.
 
Fue la cuarta vez que el líder popular postulaba al señalado cargo. Los presidentes entonces duraban 6 años en sus mandatos. La creación política de aquel Movimiento demandó algunos años, fue fruto de la conciencia de las masas que comprendieron la necesidad de radicales cambios en la sociedad chilena.
Salvador Allende encabezó el Primer Gobierno de carácter nacional, democrático, popular, revolucionario y antiimperialista con perspectivas al socialismo. Así lo decía siempre el propio Presidente, y así lo entendió el pueblo.
Al siguiente día de asumir la Presidencia en el mes de noviembre de 1970, se iniciaron esas transformaciones sociales reclamadas por seculares años. La palabra empeñada se cumpliría tal como se había dicho, otra opción no cabía.
El Gobierno se enfrentó a los poderes: A la oligarquía propietaria del país, y a los intereses transnacionales imperialistas que por largos años usufructuaron de los recursos naturales estratégicos de la nación. La tarea, la batalla no era menor.
La obra revolucionaria del Gobierno Popular es conocida: Nacionalización de la gran minería del cobre y de otros recursos en poder de los capitales imperialistas norteamericanos. Radicalidad de la Reforma Agraria. Expropiación de la banca y de numerosas empresas que conformaron el Área social de la economía. Las expresiones artísticas y la cultura toda como nunca antes en la historia del país alcanzaron un desarrollo extraordinario. Tan sólo baste mencionar la Editorial del Estado, llamada Quimantú, que en poco más de dos años publicó 12 millones de libros al alcance de todos los ciudadanos.
La historia demostró que las clases dominantes, dueñas del poder político y económico y aliadas a los intereses foráneos no aceptan los cambios, las transformaciones ni bajo sus propias leyes y normas cuando de manera legítima y limpia los pueblos deciden modificar los rumbos. Así se produjo el fatídico y sangriento 11 de Septiembre de 1973. La oligarquía chilena con el resuelto apoyo de los intereses imperialistas fraguaron por medio del golpe de Estado el asalto a la ley, al derecho y a la ética. El gobierno iba en ascenso, el pueblo en medio de las dificultades creadas por el sabotaje y el crimen confiaba en el proyecto político de la Unidad Popular.
El único y último recurso que la oligarquía y el imperialismo tenían era el golpe de Estado, y así lo hicieron. Recurrieron a la traición, a la violencia, emplearon a las Fuerzas Armadas y derrocaron al Gobierno Constitucional  del Presidente Salvador Allende. Se instaló a sangre y fuego por 17 años una tiranía de carácter fascista. La dictadura persiguió, torturó, encarceló, asesinó e hizo desaparecer a millones de chilenos que lucharon por la libertad y la justicia.
La Unidad Popular y Salvador Allende son un ejemplo patriótico, político y moral, y una lección histórica para el pueblo de Chile y también para otros pueblos del mundo en pos de su liberación y dignidad.