Discurso de las presidenta del Colegio de Periodistas en el acto conmemorativo del asesinato del periodista José Carrasco Tapia.

Margarita Pastene

Presidenta del Colegio de Periodistas

A 32 años del asesinato del periodista José Carrasco Tapia nos reunimos para honrar su memoria, el sábado 8 de septiembre, en el mismo lugar en donde fue ultimado, con recogimiento y profundo dolor.

Un lugar que hemos convertido en un verdadero sitio de memoria, para no dar paso al olvido. Es ahí donde  nuestro colega, gran dirigente gremial y político fue acribillado a balazos por agentes de la dictadura cívico-militar, en la madrugada del 8 de septiembre de 1986. A todos nos estremeció su muerte y recibimos la noticia como un zarpazo, que nos llenó de sufrimiento.

Estando lejos de Chile-pero a su vez tan cerca-, ante la terrible noticia, sentimos el respaldo de la solidaridad internacional: Los medios alemanes informaron profusamente sobre este nuevo crimen de lesa humanidad cometido por la dictadura de Pinochet; los periodistas alemanes nos contuvieron con especial afecto, convocando a las organizaciones gremiales y sindicales de la prensa de ese país, a respaldar a los colegas chilenos que estaban en peligro, procurando evitar que continuaran los crímenes.

El asesinato de José Carrasco a horas después del atentado al dictador, fue una señal de venganza ordenada desde el propio régimen militar y que debían ejecutar los agentes de la dictadura.

José Carrasco Tapia, además de periodista y editor internacional de la Revista Análisis, no solo defendió con pasión la libertad de prensa, sino que asumió también un compromiso político y gremial más allá de su quehacer periodístico.

La ceremonia en la que rendimos homenaje cada año a Pepe Carrasco, constituye una demostración de nuestro permanente estado de alerta ante cualquier intento de negacionismo de las graves violaciones a los derechos humanos y de los crímenes de lesa humanidad, ocurridos en nuestro país.

Agradecemos al Alcalde de la Municipalidad de Huechuraba, el también periodista Carlos Cuadrados, por ser parte de esta porfía-como el mismo lo señalara- por preservar la memoria y persistir en recordar a las generaciones futuras la tragedia que vivimos en nuestro país, a partir del 11 de septiembre de 1973. La  cruzada de derechos humanos de nuestra orden profesional, no es cuestión de conveniencia.

En una columna, que Pepe escribió con coraje y convicción, en plena dictadura, días antes de su muerte, nos interpeló a todas y todos a informar la verdad para recuperar la dignidad.  Nos recordó el rol que teníamos que asumir, mismo rol que debemos a asumir hoy.

“En Chile-sentenció Pepe- los canales de televisión, la mayoría de las radios y varias diarios y revistas, no sólo han ocultado la tortura, el asesinato, el hambre de las mayorías, la miseria generalizada y el terrorismo estatal; además han colaborado abiertamente a que estas atrocidades se cometan impunemente”.

Pepe nos advertía en su columna que la prensa hegemónica, “está formando parte de la orquestación dictatorial, llaman terroristas a los combatientes por la libertad de Chile, tratan de delincuentes a los dirigentes populares, ridiculizan a los opositores demócratas, silencian el clamor del pueblo y cubren la miseria de la población con fotos a color de las playas de Reñaca…”

“Ante esto- decía Pepe Carrasco- los periodistas democráticos no tenemos más alternativa que vincular, cada vez con mayor fuerza nuestra lucha por la libertad de expresión real, con las luchas que da nuestro pueblo por obtener la libertad y la democracia para Chile. La recuperación de la dignidad de la patria, requiere que cada cual asuma lo suyo!”

Como Colegio de Periodistas, ante el memorial de nuestro colega mártir, nos hemos comprometido a continuar nuestra irrenunciable batalla  por la libertad de expresión, por el derecho a la comunicación y a “recuperar la dignidad, informando con la verdad”.