“El negacionismo no tiene espacio en una sociedad civilizada”, dijo Lautaro Carmona. “Debemos promover el respeto irrestricto de los ddhh y de la democracia”, indicó Álvaro Elizalde.

Equipo ES. Un fuerte llamado a no relativizar, negar y justificar el Golpe de Estado acaecido en 1973 y los crímenes de lesa humanidad que le sucedieron, durante los 17 años de la dictadura cívico militar, hicieron diferentes figuras políticas de la oposición en el marco de la conmoración de los 45 años de la muerte del Presidente Salvador Allende y del derrocamiento de su Gobierno a manos de las Fuerzas Armadas y Carabineros.

En ese contexto, el Partido Comunista (PC) colocó una ofrenda floral en el monumento del Presidente Salvador Allende ubicado en la Plaza de la Constitución, misma acción realizó el Partido Socialista (PS), Partido por la Democracia (PPD) y otras colectividades de la centroizquierda. También llegaron grupos de colaboradores del ex mandatario, agrupaciones de derechos humanos y decenas de ciudadanos.

El secretario general del PC, Lautaro Carmona, se refirió a los “contextos” que en los últimos meses la derecha ha puesto en la palestra con el fin de justificar el Golpe de Estado del 1973. Señaló que “tras 45 años del Golpe de Estado se sigue con el debate de la relativización de verdad y justicia, después de tantas luchas. El negacionismo, quienes niegan la existencia del fascismo en Chile, quienes niegan el terrorismo y los delitos de lesa humanidad, en una sociedad civilizada en donde la convivencia debe ser el respeto, donde los derechos humanos deben ser el eje de la interacción entre personas, no puede existir, no tiene espacio”.

“Parte del negacionismo, también, son los intentos por disminuir las responsabilidades respecto a las penas que cumplen los pocos condenados por delitos de lesa humanidad, porque todos saben que estos delitos no prescriben, son inamnistiables, por tanto no tienen beneficios carcelarios”, agregó Carmona.

Asimismo, el presidente del PS, senador Álvaro Elizalde, indicó que “debemos preservar la democracia y promover el respeto irrestricto por los derechos humanos. Esta es una fecha dolorosa que representa el quiebre de la democracia y de ahí la importancia de sacar lecciones para que nunca más en Chile vivamos una dictadura que con la fuerza impuso sus ideas por sobre los intereses de la gran mayoría de los chilenos”.

En tanto, el presidente de las Juventudes Comunistas, Camilo Sánchez, destacó que “se está tratando de instalar que la culpa del quiebre constitucional fue de la izquierda y del Gobierno de Salvador Allende, pero se omite el actuar de Estados Unidos, el desabastecimiento, la guerra económica que se hizo desde el empresariado chileno y el actuar de los grupos armados derechistas”.

“Hay que dejar espacio a la memoria y rechazar los actos, por ejemplo, de Sebastián Piñera que ocupó un día como hoy para instalar nuevamente el negacionismo”, añadió.