Juventudes Comunistas celebran 86 años de vida este 5 de septiembre.

Javier Candia Neira. Periodista. Desde el origen del Partido Obrero Socialista, en 1912 y sobre todo, luego del cambio de nombre a Partido Comunista de Chile, la colectividad de izquierda buscó organizar a los jóvenes, principalmente trabajadores y estudiantes, considerando que en esa época, la juventud se incorporaba a temprana edad al trabajo, en condiciones de gran explotación.

Desde la década del veinte, comienzan a crearse núcleos de jóvenes, coordinados en la Federación juvenil comunista, la que en 1932 es base para la fundación de las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC).

Las JJCC son organizadas por Ricardo Fonseca, destacado militante comunista, inmortalizado en el libro de Luis Corvalán “Ricardo Fonseca. Combatiente ejemplar”

Si bien Fonseca es el gran articulador de la Jota su primer secretario general, fue el destacado deportista Rodolfo Solari.

Las Juventudes Comunistas fueron creadas para ser la escuela del Partido. En otras palabras, para que desde la practica militante y la formación política e ideológica, los jóvenes se preparen para ser parte del Partido Comunista (PC).

A lo largo de su historia, esta organización logró creciente inserción en el mundo social, sindical y estudiantil, viviendo al igual que el Partido, la represión, al persecución y el asesinato, por parte de gobiernos de derecha y jugaron un rol clave en la conquista del Gobierno Popular de Salvador Allende.

Desde la Jota se articularon movimientos tan trascendentes como la Nueva Canción chilena, donde militantes como Víctor Jara, tuvieron un papel de primer orden.

Ese aporte se vio en actos como la creación de la Discoteca del Cantar Popular, DICAP, sello discográfico que permitió que los cultores de ese movimiento musical, inspirado en Violeta Parra, tuviese un espacio para grabar sus obras, sin importar la militancia especifica de los artistas. También salió a las calles la revista “Ramona”.

El VI Congreso de las JJCC, realizado en 1968, resolvió desplegar un amplio movimiento en solidaridad con el pueblo vietnamita, del cual salió una histórica marcha por Vietnam y para difundirla, el muralismo jugó un papel preponderante, creándose el germen para la aparición de las Brigadas Ramona Parra (BRP), las cuales “pintaron hasta el cielo” para respaldar la campaña presidencial de Salvador Allende y luego para defender su Gobierno.

Los trabajos voluntarios permanentes y el despliegue en cada territorio, caracterizaron a la generación de jotosos que vivió el proceso de la Unidad Popular.

Su entonces secretaria general, Gladys Marín fue electa diputada y desde ese espacio fue una activa impulsora y defensora del programa allendista.

Las JJCC vivieron duramente la represión y muchos de sus militantes son hoy detenidos desaparecidos.

Fue la Jota también, principal cantera para la creación del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), luego de que el PC estableciera la política de Rebelión Popular de masas.

También la Jota trabajó en las poblaciones, organizando a la juventud que sufría los crudos efectos de las políticas económicas de la dictadura y fue organizadora del movimiento estudiantil que se enfrentó a las políticas privatizadoras del régimen, también en las universidades, donde primero se organizó el trabajo cultural y luego la lucha por recuperar federaciones estudiantiles.

La salida pactada a la dictadura y la caída de los socialismos reales, también afectó a la Jota que sufrió una importante merma en su militancia a principios de los años 90. Pese a esto siguió en pie y de hecho lideró a mediados de esa década la rearticulación de las federaciones estudiantiles universitarias, a tal punto que en 1997 fue fundamental en las movilizaciones que impidieron la aprobación de la ley marco de las Universidades, que buscaba profundizar aun más el modelo neoliberal en educación superior.

El resto es historia reciente, una historia que aún se está escribiendo por parte de quienes la protagonizan hoy.

Entre los militantes más conocidos de las JJCC han estado Víctor Jara, los hermanos Ángel e Isabel  Parra, Sergio Ortega, autor de su actual himno,  así como otros trabajadores de la cultura. También Ramona Parra, joven asesinada en la masacre de la Plaza Bulnes, así como Miguel Ángel Leal y Diego Guzmán, el mártir más reciente de la Jota.

Podemos mencionar a ex dirigentes estudiantiles como Alejandro Rojas, Osiel Núñez,  Gonzalo Rovira, Marisol Prado y Camila Vallejo. Entre otros.

Entre sus Secretarios Generales se cuentan:

  •  Rodolfo Solari
  • Luis Hernández Parker
  • Ricardo Fonseca (1937-1940)
  • Daniel Palma (1940-1947). Detenido desaparecido por la Dictadura de Pinochet.
  • Samuel Riquelme (1947-1949)
  • Fernando Ortiz Letelier (1950-1952) Detenido desaparecido por la Dictadura de Pinochet.
  • Manuel Cantero (1952-1960)
  • Mario Zamorano Donoso (1960-1965) Detenido desaparecido por la Dictadura de Pinochet.
  • Gladys Marín Millie (1965-1974)
  • José Weibel (1974-1975 Diciembre) Subsecretario de las JJ.CC al momento del Golpe.   Detenido desaparecido por la Dictadura de Pinochet.
  • Juan Carlos Arriagada (1975-1976)
  • Eliana Aranibar Figueroa. Regresó clandestinamente a Chile desde el exilio en Hungría, para rearticular las JJ.CC. en 1978
  • Lautaro Carmona. Conocido en clandestinidad como Camilo Contreras.  (1979-1989) ocupa el cargo durante la política de Rebelión popular de masas.
  • Manuel Guzmán (1989-1991)
  • Luis Salinas (1991-1995)
  • Guillermo Salinas (1995-1998)
  • Daniel Núñez (1998-2001)
  • Sergio Sepúlveda (2001-2007)
  • Oscar Aroca (2007-2011)
  • Karol Cariola (2011-2017)

Desde hace un tiempo, por asuntos de la Ley de Partidos Políticos, se tuvo que instaurar el cargo de presidente de las JJCC, y el primero en asumirlo fue Camilo Sánchez (2017), quien lo ostenta hasta hoy.