Claudia Pascual dijo que los dichos de Sebastián Piñera llaman a la confrontación. Desmenuzó las consecuencias de la contra reforma tributaria.

Radio Nuevo Mundo. La integrante de la Comisión Política del Partido Comunista (PC) y exministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual, opinó que el Gobierno de  Sebastián Piñera tiene una actitud poco constructiva al tachar a los sectores progresistas de “antipatriotas”, para culparlos del inicial fracaso legislativo por el sueldo mínimo, en un contexto donde debería primar el debate democrático. Pascual aclaró que el mismo término fue utilizado por el dictador Augusto Pinochet para hacer un llamado a la confrontación con las fuerzas opositoras a la dictadura.

Sostuvo que “en democracia el derecho a disentir, a tener opiniones distintas, es absolutamente válido. Así como cuando me tocó ser parte del Gobierno de la Presidente Michelle Bachelet tuvimos que conversar y respetamos, aunque no nos gustaran, las opiniones de todos y cada uno los que teníamos al frente  y que no les gustaban nuestros proyectos, estaban en su legítimo derecho de estar en una posición distinta y jamás los tildamos de antipatriotas”.

“Me parece una actitud muy poco constructiva de país, es una actitud que llama a la confrontación, una actitud que recuerda periodos del país en donde se busca la descalificación, en donde se busca el antagonismo. Lamentablemente se trata no solo descalificarse unos a otros sino que se ha justificado los ‘contextos’ para justificar el Golpe militar y los diecisiete años de dictadura”, agregó.

Asimismo, la exministra de Estado advirtió que la contra reforma tributaria anunciada por Sebastián Piñera va a generar un grave déficit en las arcas fiscales, además de ir debilitando paulatinamente la capacidad fiscalizadora con la que cuenta el Servicio de Impuestos Internos.

En ese sentido, Claudia Pascual descartó que el Gobierno esté teniendo una actitud generosa con la oposición, como han señalado desde Chile Vamos.

“No sé cuál sería la actitud generosa si lo que primero que hacen son anuncios en contra de reformas y de legislaciones que se han aprobado hace menos de tres años. En primer lugar se envía una contra reforma tributaria que lo que va a hacer es bajar la carga tributaria en el país, al uno por ciento más rico del país. En segundo lugar le va a rebajar la posibilidad de fiscalización del Servicio de Impuestos Internos. En tercer lugar, puede incluso ir generando un déficit en las arcas fiscales, lo que va a provocar inclusive que tengamos menos recursos para solventar derechos sociales que hoy están en curso, ejemplo claro y concreto, el derecho a la gratuidad en la educación superior”, explicó la dirigenta.

A juicio de Claudia Pascual, el Gobierno está yendo en la dirección contraria a las demandas ciudadanas, en materia de garantizar educación gratuita, un sistema de ahorro colectivo y otros derechos sociales.

Apuntó que “es indudable que se necesita tener un desarrollo económico para poder generar empleos, pero no es menos cierto que tiene que haber una preocupación porque ese crecimiento económico vaya de la mano inmediatamente por la generación de empleos en la concepción de trabajo decente, salarios dignos y sumado con la previsión de que las pensiones sean dignas también y eso no pareciera que esté del todo resguardado, porque obviamente al rebajar la carga impositiva a las grandes empresas y al uno por ciento más rico del país, en vez de hacer mayor redistribución del ingreso lo que se hace es ser más regresivo, es nuevamente ser más desigual en la distribución del ingreso”.

“Todos los cambios que se proponen en el ámbito de la fiscalización para el Servicio de Impuestos Internos según los trabajadores y dirigentes del servicio, el 95 por ciento de esos cambios van a beneficiar a las grandes empresas”, añadió.