Dirigentes de la colectividad llevaron una ofrenda floral al monumento del Presidente en la Plaza de la Constitución.

D. Pizarro. Periodista. Una delegación del Partido Comunista (PC), encabezada por el secretario general Lautaro Carmona y los dirigentes, Juan Andrés Lagos, Marcos Barraza y Claudia Pascual; llegaron hasta el monumento del Presidente Salvador Allende ubicado en la Plaza de la Constitución, para dejar una ofrenda floral en conmemoración del 4 de septiembre, el día en que triunfó el mandatario y el proyecto de la Unidad Popular.

Fueron decenas de personas las que participaron de la sentida intervención de la colectividad. Fue el secretario general el encargado de poner en palabras el legado del Presidente mártir.

Lautaro Carmona dijo que el principal legado del triunfo del 4 de septiembre es jamás claudicar en la lucha por la unidad política y social detrás de propuestas de transformación en favor del pueblo chileno.

Algunos destacados del discurso de Carmona:

“El triunfo del 4 de septiembre es el más importante triunfo popular y el más democrático, en la historia de Chile”.

“Fue una victoria de un acumulado de décadas de lucha, fue la victoria de una coalición que le propuso al país un proyecto de sociedad democrática y con justicia social”.

“Fue un proceso sostenido en la soberanía ciudadana, sostenido en la lucha de la soberanía económica que marca su punto con la nacionalización del cobre, un proceso que se afianza en la participación directa del movimiento popular y que por la vía de profundizar la democracia y democratizar cada espacio del país proyectaba un camino hacia un socialismo a la chilena”.

“Los sectores más reaccionarios en contubernio con los interés del imperio norteamericano se plantearon día a día, desde antes que asumiera Allende, acosar, cercar y boicotear la manifestación del pueblo de Chile”.

“Venimos a rendir homenaje en nuestra condición de Allendistas, como parte del movimiento popular y de la izquierda chilena, y asumimos su legado y firmamos compromisos con la lucha junto a trabajadores y trabajadoras, para profundizar la justicia social, por más democracia y para seguir democratizando a la sociedad chilena”.

“El legado de Allende dice que no hay que cansarse para construir la unidad, si esa unidad política y social beneficia al pueblo de Chile, es lo que ponemos en el centro hoy día, una amplia convergencia unitaria, sin exclusiones, con un eje, una propuesta democrática que recoja los intereses de la mayoría y que asuma una nueva Constitución, el fin de las AFP, salud pública y vivienda digna”.

Fotos: Sergio Cárcamo