Manuel Monsalve, jefe Bancada PS, salió al paso a dichos de SP e iniciativas del Gobierno.

Radio Nuevo Mundo. En entrevista con el programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de radio Nuevo Mundo, el jefe de la bancada del Partido Socialista, diputado Manuel Monsalve, se refirió a la Acusación Constitucional presentada por la oposición en contra de los jueces de la Corte Suprema que entregaron beneficios carcelarios a criminales de lesa humanidad, asimismo, se refirió al proyecto de salario mínimo, a los dichos del Presidente Sebastián Piñera sobre la oposición y adelantó como debiera ser la conmemoración del triunfo del No.

¿Qué le parecen los dichos del Presidente Piñera sobre que la oposición le está negando la sal y el agua cuando él fue escogido con una amplia mayoría de los votos?

El Presidente tiene una visión sesgada de la democracia porque efectivamente hubo una elección presidencial que él ganó, pero también hubo elección parlamentaria que es otro poder del Estado, que es democrático y autónomo y que es el contrapeso democrático a las iniciativas del Ejecutivo. El Gobierno no tiene mayoría en el Parlamento y la oposición tiene mayoría tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado y eso es un hecho importante porque permite que el Gobierno tenga la tarea de dialogar y de tratar de buscar acuerdos que sean buenos para Chile y que incorporen otras formas de pensar el desarrollo del país. Hasta ahora el Gobierno no ha querido entender eso y se ha negado a llegar a acuerdos con la oposición, incluso, los esfuerzos que el Ejecutivo a desplegado en el Parlamento son para dividir a la oposición, eso busca desconocer las mayorías democráticas que escogió la ciudadanía para que los representen. Y lo que ocurrió con el salario mínimo es la muestra de que el Gobierno no busca la negociación en el Parlamento.

El Gobierno dijo que el reajuste del salario no se efectuó por culpa de los parlamentarios de oposición ¿Qué fue lo que realmente pasó?

El Gobierno envió un proyecto de ley que estaba constituido en dos partes. Se planteó (Parlamento) desde el inicio que el monto del reajuste debería estar encausado en un objetivo de país de más largo plazo, queríamos que se reincorporara el IPC, el crecimiento económico del país, que incorporara un esfuerzo de la sociedad chilena para que el salario mínimo superara la línea de la pobreza, estrategia que no fue acogida por el Gobierno.

El reajuste la oposición siempre lo aprobó, pese a las diferencias de montos y de fechas, pero el proyecto tenía una segunda parte que busca perjudicar a los trabajadores, con el concepto de plurianualidad, que en palabras simples es quitar la posibilidad que los trabajadores negociar el aumento del salario mínimo de aquí al 2021 y eso fue rechazado por la oposición en el Senado y en el Parlamento.

Pero como el Gobierno perdió lo de la plurianulidad no permitió que el proyecto de reajuste que ya estaba aprobado se promulgara y para eso ingresó un veto, el cual también perdió. Ahí teníamos la posibilidad de mantener el reajuste ya aprobado, por lo tanto, mantuvimos nuestros votos para ello, pero fueron los parlamentarios de Gobierno los que rechazaron y dejaron a los trabajadores sin reajuste.

Detrás de esto hay una idea que es bien peligrosa, porque el Gobierno cree que para que haya crecimiento económico debe haber bajos salarios, no se debe permitir que los trabajadores negocien, debilitar a los sindicatos, flexibilizar la legislación ambiental y bajarle los impuestos a los más ricos; ese es el concepto que está detrás del proyecto de salario mínimo y nosotros eso no lo podemos permitir, obviamente, vamos a apoyar el reajuste de salario, pero no podemos permitir el chantaje que se pretende hacer para instalar una norma con un sesgo autoritario.

Piñera también planteó una nueva reforma laboral.

Sí, no conozco el contenido porque el proyecto no ha sido ingresado al Congreso, lo que si es que podemos tener ciertas señales de cuál es la idea del Gobierno, quien ha estado utilizando la Dirección del Trabajo para debilitar los derechos labores de los trabajadores, por ejemplo, con la reinterpretación del concepto de servicios mínimos para debilitar el derecho a huelga, asimismo, ha legitimado los acuerdos de los grupos negociadores para debilitar los sindicatos y ha ido aumentando la cantidad de empresas estratégicas donde los trabajadores no tienen derecho a huelga.

No creo que sea una reforma que busque beneficios para los trabajadores con mejores condiciones de trabajo, de negociación o mejores condiciones de seguridad. Por las señales que ha dado el Gobierno creo que será una reforma que va a debilitar los derechos de los trabajadores para facilitar la inversión que es lo que han planteado como concepto político.

¿Cuáles son las perspectivas que hay con la acusación constitucional que se presentó contra los jueces de la Corte Suprema?

Ha habido un fuerte ataque comunicacional contra la acusación, pero hay que decir que hay que dimensionar lo que significa liberar a criminales de lesa humanidad. O sea, fueron personas que sacaron a hombres y mujeres de sus casas, las detuvieron, torturaron, asesinaron, hicieron desparecer, no entregaron antecedentes, todo financiado por el Estado, y después de 30 años son enjuiciados con penas de 5 años y después de cumplir 2 años los dejan libres, eso es tan brutal que dudo que algún chileno crea que eso es justo.

No podemos aceptar que esto ocurra, la legislación internacional lo dice y la Constitución obliga a que todos los poderes que la respetemos, asimismo, que se repente los convenios internacionales firmados por Chile y al entregarle libertar a criminales de lesa humanidad no se están respetando los estándares de lo tratados internacionales y ahí se configura el notable abandono de deberes de los jueces de la Segunda Sala de la Corte Suprema.

Las bancadas de la oposición se han mantenido absolutamente firmes más allá de esta imagen comunicacional que se quiere entregar de que hay división.

¿Cuáles son los pasos que se vienen los próximos días con esta acusación?

Estamos en el plazo de los diez días que tienen los acusados, en este caso los jueces de la Corte para notificar al Parlamento su defensa. Luego de ello la Comisión que está constituida para evaluar la acusación constitucional tiene que sesionar seis días consecutivos para analizar y proponer a la Sala el rechazarla o aprobarla, luego de ello se ve en Sala y se vota, esto debiera ocurrir 13 o 14 de septiembre.

¿Cuál es su percepción de la conmemoración de las fechas hitos que se vienen como el 5 de octubre y todas las de septiembre?

Septiembre es un mes de mucha carga histórica para Chile, en materia de derechos humanos especialmente y en esa materia no debemos dividir entre quienes estuvieron con (Salvador) Allende y quienes no, creo que la acusación constitucional es para congregar a todos los chilenos que tienen la convicción que en una sociedad democrática hay que defender los derechos humanos.

Lo que debemos buscar en torno a la acusación es congregar a todos los que tienen conciencia de los derechos humanos sobre todo los más jóvenes, más allá de nuestras divisiones históricas.

En el marco de la lucha por los derechos humanos ¿Cuál es la situación en tu distrito?

Hay dos partes que tienen distintas historias, por ejemplo, Lota y Arauco está marcada por el movimiento obrero, también hay muchas víctimas de la dictadura. Pero más allá de todo, creo que es muy importante no dejar a las victimas solas, en todo el país, por eso la pedagogía en el ámbito de la acusación es tan importante.

¿Cuál ha sido el impacto en la Cámara que un subsecretario (Luis Castillo) esté involucrado en el caso Frei Montalva?

Los Gobiernos deben tener un cierto estándar retico y creo que las señales que ha dado el Presidente nombrando al exministro Mauricio Rojas o que nombre a Castillo, son señales que corresponden con los compromisos que hizo Piñera con la familia militar, con los cómplices, pasivos, con los victimarios, y ellos están demostrando que quieren defender a quienes participaron de las violaciones de derechos humanos. Es un gran retroceso.

¿Cómo debiera conmemorarse el 5 de octubre?

Lo importante de esa fecha es que con grandes dificultades la sociedad chilena, actores sociales, sindicales, políticos, estudiantes; fueron confluyendo para obtener una mayoría y acabar con la dictadura. Es un triunfo del pueblo chileno de poner por encima la democracia, los derechos humanos, por sobre cualquier consideración.

Así hay que conmemorarlo, hay divisiones que no tienen sentido, el ver quien va y quien no va en contra del sentir de los chilenos que se unieron para acabar con la dictadura. Necesitamos unión y construir mayorías, por eso el 5 de octubre debería ser un espacio para reunirnos por un Chile más democrático, más inclusivo, con un respeto irrestricto con los derechos humanos.