Radio Nuevo Mundo es una contribución que adquiere relevancia en medio de la desigual batalla por la información y la batalla de las ideas.

Carlos Ugas Lisboa

Periodista

El espacio público, como lugar de discusión sobre temas de interés común y de lucha por la “visibilidad” de propuestas y demandas de personas y sectores, fue transformado por el desarrollo de los medios de comunicación. La radio tienen una indelegable tarea: fortalecerse y la primera fortaleza la dan sus auditores/as.

Por eso la radio se mantiene como una de las instituciones de más confianza para la ciudadanía, por sobre Carabineros, la televisión, el Gobierno y la Iglesia.

Las radios cumplen un rol clave en situaciones de catástrofes o de conmoción social, y también mantienen flameando la bandera de la pluralidad. De ahí que la democratización del espectro radial siga como objetivo vigente.

Vicisitudes hubo muchas,  tal vez lo más fuerte fue la irrupción de la TV, y cuando  parecía haberse generado un equilibrio entre ambos soportes, la irrupción de la tecnología digital, los Tics, el Internet.

Radio Nuevo Mundo, su red nacional, sus plataformas online y las emisoras asociadas son una contribución que adquiere relevancia en medio de la desigual batalla por la información y la batalla de las ideas.

De ahí la importancia que va adquiriendo la asociatividad de los distintos soportes y plataformas comunicacionales.

Siempre las tragedias dan nueva vida a la radio y nos recuerda su infalible rol comunicador y de acompañamiento; Internet pasó a ser un aliado para fortalecer su cobertura mediante la transmisión online, el podcast y los diarios electrónicos.

No obstante, al analizar la estructura de propiedad de la radiodifusión, quedan en evidencia las debilidades de la legislación y la irrupción de los grupos económicos que detentan el poder de informar y levantar agendas públicas también desde las radios.

En ese marco se abre a su vez el espacio en redes sociales; soporte en disputa, que si bien ofrece una “igualdad”,  sabemos que también corren con ventaja los de siempre.

Esos medios dejaron de manifiesto su importancia y eficiencia como canales de información y vinculación efectiva y afectiva con la comunidad, y  Radio Nuevo Mundo, desde la particular posición de referente que busca ocupar un espacio, debe seguir siendo un instrumento que acerque el quehacer ciudadano con la información y la entretención, abriendo espacio al conocimiento de la realidad nacional y mundial para que los auditores sean los mejor informados y militantes activos de la verdad y la organización.