Este 31 de agosto el periódico cumple un nuevo aniversario. “El cañón de largo alcance” o “El primer activista de la Revolución chilena”, fueron algunos de sus lemas.

Javier Candia. Periodista. El Siglo irrumpió en las calles de todo Chile el día 31 de Agosto de 1940, como órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Chile.

Desde un comienzo su propósito fue contar la realidad del pueblo trabajador y sus luchas, constituyéndose en continuidad de una rica historia de prensa obrera, la que siempre estuvo íntimamente ligada a la organización sindical y política. Ejemplo de lo anterior es la creación del Partido Obrero Socialista en la sede del periódico El Despertar de los Trabajadores.

“El cañón de largo alcance” o “El primer activista de la Revolución chilena” son algunos de los lemas que identificaron su historia previa a la dictadura de Augusto Pinochet, cuando fue clausurado, al igual que toda la prensa de izquierda. Pero esa no fue la única clausura de este medio que ha sido parte activa en la historia de Chile.

El primer número de El Siglo apareció el 31 de Agosto de 1940, publicándose hasta el 14 de julio de 1948, cuando se clausuró producto de la Ley de Defensa de la Democracia  aprobada durante el Gobierno de Gabriel González Videla. Con la “Ley Maldita” se proscribe al Partido Comunista y se inicia una fiera persecución, la que también afectó a El Siglo.

Para reemplazarlo, el Partido Comunista sacó el 10 de septiembre de 1949 el periódico Democracia, que circuló sin explicitar su adscripción para evitar ser clausurado. El reconocimiento como órgano del PC se produjo en su última edición, en 1952.

El Siglo reaparece oficialmente el 25 de octubre de 1952, ocho días antes de que González Videla entregara el mando a Carlos Ibáñez del Campo, consolidándose con el tiempo como un diario que abarcaba todos los temas de interés para la sociedad, como deportes o cultura y espectáculos, siempre poniendo énfasis en la política y los trabajadores.

Sin embargo, no fue una época fácil, pues no fueron pocas las veces en que fue censurado, sus periodistas detenidos y sus oficinas e imprentas asaltadas y destruidas por la policía.

En los años del Gobierno de la Unidad Popular, el periódico adquirió mucha notoriedad y jugó un papel determinante en la información a la población, con decenas de miles de ejemplares que salían todos los días desde la Imprenta Horizonte.

La historia recuerda la última portada de El Siglo el mismo 11 de Septiembre de 1973,  antes de su clausura, donde hacia un llamado a defender el Gobierno de Salvador Allende ante el eminente golpe militar. El titular decía: “¡Cada cual en su puesto de combate!”. Esa edición alcanzó a tener una muy débil distribución durante la mañana del 11. Ese mismo día  La Junta Militar clausuró El Siglo junto con muchos otros medios de comunicación.

En todo su tiempo de existencia, en el periódico laboraron trabajadores, intelectuales, periodista autodidactas, y luego llegaron a la redacción quienes venían de las nacientes escuelas universitarias de periodismo.

Pablo Neruda, Luis Corvalán, José Miguel Varas, Volodia Teitelboim, Orlando Millas, Hugo Fazio, Fernando Quilodrán, fueron algunas de las plumas que publicaron en El Siglo.

Podemos destacar a periodistas como Galvarino Arqueros, Luis Alberto Mansilla, Francisco Javier Neira, Raúl Iturra, Gustavo Pueller, Raúl Araya, Virginia Vidal, Raúl Mellado, solo por mencionar a algunos de quienes escribieron tantas páginas del periódico.

Durante la dictadura, El Siglo fue publicado clandestinamente, sorteando grandes dificultades de todo tipo, las que implicaron  hacer imposible que saliera con regularidad, lo que solo se logró a fines de los años 80’s.

En Septiembre de 1989, el periódico volvió a salir como publicación legal hasta la actualidad, pasando por etapas como diario y como semanario.

En esta nueva etapa ha sido dirigido por Juan Andrés Lagos, Claudio De Negri, Francisco Herreros, Fernando Quilodrán y actualmente por Hugo Guzmán.

Han pasado los años, ha pasado mucha gente cumpliendo diversas funciones, pero algo no cambia, y es la vocación de El Siglo por informar la verdad, seguir creando y transformándose para defender la soberanía informativa. Es un diario que forma hace más de siete décadas del panorama periodístico nacional.