“La abuela” defendió a víctimas de la represión y el Parlamento la multó con 18  mil pesos.

Equipo ES. El diputado ultraconservador Ignacio Urrutia, militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI), acusó de “terroristas” a víctimas de la represión de la dictadura cívico-militar, que él y su colectividad respaldaron, y tachó de “aguinaldo” la reparación económica que recibirían.

La actitud indignó a familiares de ejecutados políticos y desaparecidos y a parlamentarios progresistas y de izquierda. Fue Pamela Jiles, diputada del Partido Humanista (PH), la que encaró a Urrutia y le reprochó claramente su actitud despreciativa e insolente. Y resulta que por eso, la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados sancionó con 18 mil pesos a “la abuela” como llaman a la legisladora del PH.

Cuando se produjo el hecho, el diputado pinochetista se quejó: “Estoy extremadamente adolorido de un brazo por el golpe que recibí de la diputada Jiles. Estoy sumamente complicado con la agresión”.

El mundo al revés.

Ya en su momento el presidente del Partido Humanista, Octavio González, expresó que la derecha ha buscado empatar la agresión y brutalidad de este señor con la valentía de Pamela. Nunca se imaginaron que ella cruzaría toda la Cámara para encarar a este diputado”.

Ahora “La abuela” tendrá que desembolsar esa suma que puede ser un detalle al lado de la connotación política y ética que tiene la sanción contra ella por salirle al paso a un defensor de los represores que agredió a víctimas de la represión.

Foto: Werken Rojo