Esta oficina dirigida por el contrarevolucionario, Tomás Regalado, ha gastado durante décadas, cerca de 800 millones de dólares, provenientes de los contribuyentes norteamericanos.

Javier Candia Neira. Periodista. El diario digital Miami News Times denunció en una nota publicada este miércoles 22 de Agosto, que el gobierno estadounidense invierte altas sumas de dinero en la publicación de “fake news” noticias falsas, respecto de la realidad de la isla.

El medio norteamericano tuvo acceso a un documento oficial donde se ratifica que hace dos años la administración de Donald Trump invierte en cuentas falsas que aparentan ser de personas que residen en Cuba.

“En el año fiscal 2018, la OCB se ha estado estableciendo con equipos digitales insulares (léase “disidentes” pagados por EE.UU) que crean cuentas de Facebook nativas y “sin marca” para diseminar información. Las páginas “nativas” aumentan las posibilidades de aparecer en las noticias de los usuarios cubanos de Facebook. La misma estrategia se replicará en otras redes sociales preferidas”.

La operación está a cargo de la Oficina de transmisiones hacia Cuba OB, por sus siglas en inglés, institución a cargo de Radio y TV Martí, medios emitidos desde Florida para fomentar la subversión en la mayor de las Antillas.

Como consigna el sitio Cubadebate “Miami New Times asegura que los documentos no explican lo que los agentes federales quieren decir con páginas de Facebook “sin marca” o “nativas”, pero está claro que deben parecerse a las páginas de los usuarios habituales de las redes sociales para persuadir a los cubanos de que lean la propaganda de Radio y TV Martí”.

Esta oficina dirigida por el contrarevolucionario, Tomás Regalado, ha gastado durante décadas, cerca de 800 millones de dólares, provenientes de los contribuyentes norteamericanos.

Dicha táctica ha sido infructuosa por la incapacidad de Radio y TV Martí para llegar a la población cubana y la falta de credibilidad de los opositores autoexiliados en Miami.

Por lo anterior se busca fomentar publicaciones falsas desde el interior de Cuba, lo que da mayor posibilidad de credibilidad.

La investigación periodística surge, mientras en Estados Unidos se polemiza respecto de una supuesta intervención rusa en las últimas elecciones presidenciales en que triunfó Trump.