Daniel Núñez, aseguró que el proyecto de “modernización tributaria” del Gobierno beneficiará directamente al Presidente y desestimó que irá en ayuda de las pequeñas y medianas empresas.

Valparaíso. El jefe de la bancada del Partido Comunista (PC), diputado Daniel Núñez, dijo que la integración tributaria permitirá a las grandes empresas reducir el pago de impuestos.

“Piñera es un gran empresario, Piñera es un multimillonario y este anuncio que él ha hecho de integrar el sistema tributario lo beneficia a él y a su familia, el clan Piñera. Por supuesto, también a Luksic, a Matte, a las grandes empresas. No hay ninguna Pyme que está en el sistema semi-integrado. Esta reforma tributaria va a hacer más rico a Piñera. ¿Cuánto millones de dólares de las empresas de Piñera van a ganar con esta integración tributaria?”, recalcó.

Núñez calificó la propuesta gubernamental como “regresiva” y refutó que el impuesto a las plataformas digitales compensarán los cerca de 700 a mil millones de dólares que se estiman dejará de recaudar el Estado.

“Los costos que se dejaría de percibir son cuantiosos. Se calcula que son entre 700 a mil millones de dólares y se nos ha dicho que no hay problemas, porque eso se va a cubrir con los impuestos a las plataformas digitales, como Netflix o Uber. Pero eso es absurdo. No hay relación entre lo que otorgan las plataformas digitales. ¿Quién paga el uso de Uber o Netflix? Cada uno de los chilenos y chilenas. Es regresivo”, afirmó.

El diputado estima como “un crimen social” reducir el pago de impuestos a las grandes empresas porque aumentará el déficit fiscal para financiar programas sociales.

“Lo más brutal de esto es que aparte de que los ricos van a ser más ricos al bajarle los impuestos, mas encima vamos a reducir los ingresos del Estado. Por lo tanto, el déficit público va a crecer significativamente. ¿Qué significa esto? Que en la Ley de Presupuesto vendrían menos construcción de hospitales, consultorios, escuelas y jóvenes beneficiados por la gratuidad en la educación. Y así vamos sumando demandas sociales que van a quedar postergadas. Por lo tanto es un crimen social lo que se está haciendo: Bajar los impuestos a las grandes empresas, reducir el gasto público y dejar de invertir en gasto social”, remarcó.