A los 93 años murió el destacado abogado, exdiputado y férreo defensor de los derechos humanos. Mundo político y social entregó condolencias a la familia.

Santiago. En horas de la mañana de este lunes falleció en su departamento el abogado Andrés Aylwin. A los 93 años dejó de existir uno de los más destacados defensores de los derechos humanos en Chile y un férreo opositor de la dictadura.

A través de las redes sociales, sus hijos e hijas Cecilia, Andrés, Pedro y Verónica, anunciaron la noticia. “Esta mañana ha fallecido nuestro querido padre Andrés Aylwin Azócar. Tal como fue su vida, falleció en paz en su casa, acompañado de todos sus hijos y nietos. Damos las gracias a todas las personas que nos han acompañado en estos días dándonos tantas muestras de cariño y afecto”, señalaron.

Y agregaron que “nos sentimos orgullosos de lo que fue su vida, un ejemplo de honestidad, austeridad, rectitud, y ética en política y en la defensa de los derechos humanos”.

Tras conocer la información el Presidente Sebastián Piñera escribió en su cuenta de Twitter: “Esta mañana ha muerto Andrés Aylwin, un luchador consecuente y valiente por la Democracia, Justicia y Derechos Huamanos. Murió como vivió: en Paz junto a su familia, a la cual expreso mis más sentidas condolencias. Tuve el privilegio de trabajar con él. Chile pierde a uno de sus mejores hombres”.

Asimismo, la exmandataria, Michelle Bachelet, en la misma red social, expresó que “triste partida la de don Andrés Aylwin. Demócrata que en las horas más oscuras se dedicó a defender a quienes estaban siendo silenciados, perseguidos y desaparecidos por la dictadura. Su consecuencia y humildad en su grandeza son una inspiración y un orgullo para nuestra Patria”.

En tanto, el Partido Comunista, emitió una declaración donde lamentó la partida del exparlamentario democratacristiano y también para recordar su gran trayectoria.

“El Partido Comunista de Chile tiene el sentimiento de comunicar al conjunto de su militancia y al pueblo de Chile en general, su pesar ante el lamentable fallecimiento del jurista, académico, escritor, dirigente político y ex parlamentario de la Democracia Cristiana, don Andrés Aylwin Azócar”, indicaron.

Y añadieron que  “Don Andrés destacó entre todos sus méritos por su valiente actuación en defensa de los derechos fundamentales de la persona humana en los años más duros de la represión de la dictadura de Pinochet. Fue uno de los firmantes de la carta de los 13 dirigentes de la DC oponiéndose al golpe de estado. Estuvo detenido y re-legado, pero nunca dejó de trabajar en defensa de los perseguidos. Por su firme desempeño recibió el reconocimiento de distintas organizaciones. La Cámara de Diputados, junto a diversas organizaciones de derechos humanos, le promovieron como candidato al Premio Nobel de la Paz”.

“Con su partida Chile pierde a un ciudadano ejemplar y en su memoria seguiremos luchando contra la impunidad y el negacionismo, por la verdad y la justicia. Nuestras muy sinceras condolencias a su familia y a su partido”, recalcaron desde la tienda de la hoz y el martillo.

El Partido Demócrata Cristiano entregó el programa de la despedida de Andrés Aylwin.

Lunes 20

– 15 hrs. Salida Cortejo desde el domicilio particular de don Andrés.

– 16 hrs. Llegada al Salón de honor del ex Congreso, e inicio del velatorio

– 18 hrs. Homenaje del mundo político, de los DD.HH y las organizaciones de la sociedad Civil.

Martes 21

– 12 hrs. Salida de Ex Congreso

– 12:30 hrs. Homenaje en el Frontis del Partido Demócrata Cristiano.

– 13 hrs Misa fúnebre en Iglesia San Ignacio de Alonso Ovalle y posterior traslado al Cementerio General.

El legado de Don Andrés

Andrés Aylwin Azocar fue un destacado militante de la Democracia Cristiana (DC) y un reconocido abogado de derechos humanos. Hermano del expresidente Patricio Aylwin.

En 1965 fue elegido diputado por la Octava Agrupación Departamental “Melipilla, San Antonio, San Bernardo y Maipo”, período 1965-1969. Fue reelecto diputado por la misma Agrupación Departamental durante el período 1969-1973.

Después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, vivió un periodo de relegación en la localidad de Guallatiera, en la I Región, que lo mantuvo alejado de la actividad política. Posteriormente, una vez conseguida la libertad, ejerció un activo rol en su calidad de abogado en la defensa de los derechos humanos a través de la defensa judicial de los presos políticos y en la recuperación de la democracia participando en el Comité para la Paz y trabajando en la Vicaría de la Solidaridad.

A su regreso del exilio, en 1978, fue elegido presidente de la Agrupación de Abogados Pro Derechos Humanos y director de la Comisión Contra la Tortura desempeñándose como abogado querellante en casos de detenidos desaparecidos.

Durante su trayectoria política recibió numerosos reconocimientos por su permanente compromiso y acción en defensa de los derechos humanos. Fue distinguido con el premio “Hugo Tapia Arqueros” del Colegio de Abogados en enero de 1991 y con el Galardón de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos, en junio de 1991. El Servicio de Paz y Justicia le confirió el Premio Monseñor Ovando en marzo de 1991, la misma fecha en que la Comisión de Derechos Humanos de la VI Región le hizo entrega del Galardón “Monseñor Raúl Silva Henríquez”. También el Colegio de Ingenieros de Ejecución lo distinguió por este mismo compromiso.

Ya en democracia el profesional volvió a ser electo como diputado por el Distrito 30, para el periodo 1990-1994. En 1993 fue reelecto por el Distrito 30, para el período 1994-1998.

Su perfil legislativo se centró principalmente en temas de carácter nacional, entre otros, reforma agraria, previsión y asistencia social, capacitación sindical, promoción y protección de los Derechos Humanos y los derechos de los trabajadores.