Juan Andrés Lagos, destacó el surgimiento de una reacción transversal del mundo progresista frente al negacionismo del Gobierno.

Radio Nuevo Mundo. El analista y dirigente político, Juan Andrés Lagos, destacó el surgimiento de una reacción transversal del mundo progresista frente al negacionismo del Gobierno, luego de que sus ministros tacharan el Museo de la Memoria “como montaje” y “mala memoria”.

A juicio del dirigente comunista, también se está gestando una convergencia social y política en respuesta a la arremetida del Gobierno contra los derechos de los trabajadores.

“Lo más significativo de estos días fue esta reacción transversal ética, profunda y mayoritaria de distintas expresiones sociales y políticas que dijeron no a un intento negacionista, de ocultar la memoria y un intento para deshacer los avances en la justicia”, dijo Lagos.

Y añadió que “antes fueron las mujeres, hoy, trabajadores y trabajadoras de nuestro país están resistiendo esta oleada de despidos, cierre de empresas, estatuto laboral joven. Empiezan a brotar por todas partes reacciones descontento social que buscan la convergencia”.

El analista indicó que los movimientos sociales están generando conciencia de los derechos de primera, segunda y tercera generación que deben ser respetados en un país democrático.

“Se vuelve a repetir estas expresiones sociales, son los movimientos sociales los que empujan, eso ocurrió el 2008, en la revolución pingüina y esto está ocurriendo otra vez y que han generado conciencia para derecho de primera, segunda y tercera generación, eso es lo que está ocurriendo”, agregó.

En el marco del Foro de Sao Paulo, Juan Andrés Lagos, valoró la participación de distintas fuerzas del Frente Amplio, el PRO, el Partido socialista y comunista, en la búsqueda de convergencia territorial, para avanzar hacia un acuerdo programático de mayor envergadura.

Finalmente, el analista Juan Andrés Lagos,  sostuvo que las fuerzas progresistas deben seguir en la búsqueda de unidad para enfrentar la arremetida que los poderes fácticos están aplicando la línea estratégica norteamericana, respaldado por la banca y las empresas transnacionales.