“Se nos pretende imponer un acuerdo a 30 meses, por solo 24 mil pesos y una cifra incierta el año 2020. Se impone un reajuste automático y se niega la posibilidad de negociar”.

Santiago. Luego que el Gobierno lograra que la Cámara de Diputados aprobara su proyecto de aumento de salario mínimo que contempla subir desde el 1 de agosto de 276 mil pesos a 286 mil pesos y que el 1 de marzo de 2019 alcance los 300 mil pesos.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que desde un inicio de las negociaciones con el Ejecutivo planteó un salario mínimo que apostara por superar la línea de la pobreza (420 mil pesos), emitió una declaración pública donde rechazó el proyecto que se comenzará a discutir en el Senado.

“Expresamos nuestro más enérgico rechazo a la aprobación el día 14 de agosto en la Cámara de Diputados, del proyecto de reajuste de salario mínimo presentado por el Gobierno. Enfrentados a un debate que ha puesto especial relevancia en la necesidad de que los salarios en Chile permitan que un trabajador y una trabajadora y su familia puedan superar la pobreza, resulta del todo inconsistente que hoy, estemos aprobando un proyecto que no garantiza avanzar en este objetivo”, expresó la Central en el texto.

Asimismo, agregó que “nos parece grave, además, que el proyecto pretenda imponerles a los trabajadores un mecanismo de reajustabilidad automática de salarios, negando el derecho que tenemos las organizaciones sindicales a negociar nuestras remuneraciones”.

Respecto a que el sueldo mínimo se reajustará hasta los 300 mil pesos el 1 de marzo del año 2019 y el año 2021 se podrá volver a negociar. “Se nos pretende imponer un acuerdo a 30 meses, por solo 24 mil pesos y una cifra incierta el año 2020”, afirmó la multigremial.

Y añadió que “si bien el proyecto contempla un mecanismo de reajustabilidad automática para el año 2020, este mecanismo solo contempla factores económicos, tales como el crecimiento del PIB o el IPC, pero no la distancia cada vez mayor que tiene el salario mínimo con la línea de la pobreza”.

“El debate del salario mínimo si bien debe considerar de manera relevante y responsable los factores económicos, se debe entender que es una política pública que busca disminuir la gran desigualdad que existe en nuestro país y con ello, entregar dignidad a los chilenos y chilenas fruto de su trabajo y por tanto, no puede ser resuelta solo en función de estos factores económicos”, subrayó.

La multisindical, además, recordó la propuesta que llevaron al Ejecutivo y al Legislativo –que fue desechada- donde se incluyen distintos factores que se deben tomar en cuenta para dicho debate.

“Presentamos una propuesta integral que por un lado aborde el desafío de la política salarial, pero junto con ello, aborde materias como la seguridad social, una agenda de temas laborales como la jornada de trabajo, cambios al seguro de cesantía que se hagan cargo de la crisis de empleabilidad que estamos viviendo, reformas al sistema de capacitación y fortalecimiento del diálogo empresarios/trabajadores en los distintos sectores productivos. Ninguna de estas propuestas fue recogida por la autoridad”, indicó la CUT.

Sobre la actual situación económica del país respecto al aumento de salario, la Central, indicó que estamos “frente a una economía que crece pero que no crea empleo, seguir sosteniendo que el debate del salario mínimo es el responsable, o que Chile no crea empleo porque los salarios son muy altos, es mentirles a los chilenos”.

“Según datos de la superintendencia de solvencia y emprendimiento a junio del 2018, han cerrado 745 empresas, es decir, se pierde empleo y en materia de salario, el INE nos dice que no crecen más de un 0,1%. No somos los trabajadores, ni nuestros legítimos derechos, los que tienen estancado al país. No pueden pedirles a los trabajadores que asuman el costo de un modelo de desarrollo que se agota y que solo puede generar ganancias a costa de la precarización de los empleos”, añadió la multigremial.

En relación al futuro de la iniciativa en el Congreso la CUT dijo que “nuestra opinión se abre camino. La gran mayoría de los parlamentarios de oposición votaron en contra de esta propuesta y respaldaron a la CUT. Sin embargo, nos queda camino por recorrer, tenemos que ir a convencer a los 8 diputados de oposición, que votaron junto a las bancadas de derecha, de la justeza de nuestro planteamiento y hacer lo propio en los distritos”.

“Hoy, el desafío está en el Senado, donde tenemos que convencer a los senadores y senadoras de la importancia de rechazar este proyecto, total o parcialmente, para que vuelva a la cámara de diputados, donde en el trámite de comisión mixta, logremos rechazar el mecanismo automático de reajustabilidad que intenta imponer el Gobierno, retomando así el debate sobre el valor de nuestro trabajo y la justeza de un sueldo que nos permita vivir”, concluyó la Central.