Fernando Guijon Blanco murió en Vancouver, junto a su esposa, Silvia; sus hijos Juan Carlos, Loreto, su nuera Irazu y dos nietos.

Juan Córdova Quiroga. Winnipeg. El Partido Comunista informó que el día martes 14 del presente mes falleció en Vancouver, Canadá, el Médico, Académico e Investigador Científico, Doctor Fernando Guijon Blanco.

Fernando Guijon Blanco, nació en Santiago en 1941, se educó en el Instituto Nacional, luego ingresó a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, en donde prosiguió sus estudios de especialización en Obstetricia y Ginecología, allí comenzó su “cruzada personal” convencido que debería probar la relación entre el Virus del Papiloma Humano y el cáncer de cuello uterino.

Luego después del Golpe Militar, salió a Canadá donde pudo revalidar su especialización y también dedicarse a la Investigación y una Carrera Académica en la Universidad de Manitoba; es aquí donde llega a la conclusión de su “cruzada personal” demostrando la relación entre el Virus del Papiloma Humano y el cáncer uterino, y de este paso importante, junto con un grupo de investigadores internacional, se produce la Vacuna contra el contagio del Virus del Papiloma Humano y así disminuir y posiblemente erradicar el cáncer de cuello uterino.

En la Universidad de Manitoba llegó a Profesor Titular de la Catedra de Medicina ( Obs and Gyne).

Contribuyó muy eficazmente a la creación y manutención de la Northern Clinic, llegando a las poblaciones remotas y aisladas del Norte de Canadá. Se le otorgo una medalla del Cincuentenario de la Corona de la Reina de Inglaterra por su trabajo con esas comunidades.
A tiempo de su retiro de la Universidad le fue otorgado el título de Profesor Emérito.

Fernando ingresó a las Juventudes Comunistas durante su último año en el Instituto Nacional, siguió su militancia en la Escuela de Medicina y luego se mantuvo como ayudista y no muy lejano a nuestro querido Partido Comunista.

La personalidad de Fernando le abrió muchas puertas, era un hombre sabio, modesto, humilde en su discurso y entregaba su conocimiento sin mirar fronteras ni barreras de ninguna clase, fue respetado en Estados Unidos y conocido en Boston como “el mejor colposcopista del mundo”. Fue miembro de la Sociedad de Colposcopistas de Canadá, Estados Unidos y también tuvo relación con la Sociedad de Colposcopistas de Europa.
En México, le fue otorgado el título de Profesor de Medicina de la Escuela de Medicina de Puebla.

En Chile, ayudó a la formación y organización de la Sociedad Chilena de Colposcopia. Su entrega a la ciencia médica fue total, y hoy, y en gran parte se debe a su interés en el tema, muchas mujeres en el mundo no tendrán cáncer del cuello uterino.

Fernando fue un ser humano que merece ser destacado como un ejemplar de calidad, son muy raros de encontrar.