Acusa de “canallada” a la DC y a familia de Frei Montalva. Se insiste en que deje subsecretaria por ocultar autopsia del ex mandatario asesinado.

Equipo ES. Siguen muy tensos en La Moneda. No se logra destrabar el caso del subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, dependiente del Ministerio de Salud, sobre el que pesa la acusación de haber ocultado la autopsia del ex presidente Eduardo Frei Montalva, lo que afectó la posibilidad de investigar debidamente su asesinato durante la dictadura.

 Eso después que -todo en materia de derechos humanos- el Gobierno tuviera que echar abajo la designación de Mauricio Rojas como ministro de Cultura, las Artes y el Patrimonio, y esté en tela de juicio el Canciller, Roberto Ampuero, en ambos casos por cuestionar severamente las funciones del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

El subsecretario está acusado de ocultar un documento clave en torno del caso del asesinato de Frei Montalva y ha sido criticado sobre todo por la familia del ex mandatario, como por dirigentes y parlamentarios de la Democracia Cristiana (DC). También informes de prensa lo ligaron a casos de irregularidades.

Este miércoles, la situación se puso más difícil cuando Castillo respondió a través de un comunicado a quienes lo denuncian y dijo que aquello esuna canallada” en su contra. Palabras duras que involucran a la familia del ex mandatario y a personeros de la DC.

Desde diversos sectores de la oposición se pidió que el Presidente Sebastián Piñera saque del cargo de Luis Castillo porque habría cometido un acto con falta de ética y que entorpeció una investigación de asesinato de un ex Presidente de la República.

“Una ofensa a la DC”

Carmen Frei, dirigenta de la DC e hija del mandatario asesinado, dijo “el gobierno ya resolvió la situación del ministro de Cultura (Mauricio Rojas, quien atacó al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos). Ahora nos toca que se resuelva el caso de Castillo”.

En entrevista con el semanario Cambio21, indicó que “trabajar con una persona que no da confianza porque es una persona que miente, que guarda por muchos años un documento referido a la muerte de mi padre, el presidente Frei, no corresponde”. Añadió que “esta es una ofensa a la Democracia Cristiana, sobre todo con un hecho grave como es el primer magnicidio en la historia de nuestro país”.

La cuestión es que Luis Castillo siempre negó que existiera en el Hospital Clínico de la Universidad Católica un expediente con la autopsia practicada al cuerpo de Frei Montalva.

Inclusive lo afirmó en la investigación judicial, al ser interrogado por el ministro Alejandro Madrid. El asunto es que otro médico, Sergio González, precisó que le indicó a Castillo (ahora subsecretario de Piñera) que la autopsia estaba en su escritorio. Se supo asimismo que dos patólogos del Hospital Clínico de la Universidad Católica efectuaron ese procedimiento médico.

Esa actuación habría significado un ocultamiento que impidió el avance adecuado de la investigación y proceso judicial por la muerte del ex Presidente ocurrido durante la dictadura.

Ahora que el médico entró al Gobierno de Piñera, la DC emitió un comunicado público donde se señaló que “Castillo ocultó por más de 20 años, la autopsia” del ex mandatario, “lo que creemos lo invalida al menos éticamente para asumir un cargo de Gobierno”.

Ante la situación, para los democratacristianos, este episodio lleva a rechazar “el doble estándar del presidente de la República, Sebastián Piñera, que por un lado ofrece ayuda para esclarecer el asesinato del ex mandatario, y por otro no duda en designarlo (a Castillo) como Subsecretario”.

En el texto emitido por la DC se expresó que “en días que se discute sobre la impunidad…y si están llevando a cabo las audiencias finales de la causa por el asesinato de Frei Montalva nos parece impresentable y provocativo que el Gobierno lo integre como autoridad de Estado”. Y se exige que “se desista” del nombramiento.

Enfatizando las cosas, el presidente de esa colectividad, Fuad Chahín dijo en radio Cooperativa que “esto es un agravio para la Democracia Cristiana y un agravio que va a tener consecuencias. Él no puede ser subsecretario de salud, no por un tema de responsabilidad penal, sino que por un estándar ético mínimo que deben tener los funcionarios públicos”.

“Alguien que oculta información relacionada al único magnicidio que conoce la historia de nuestro país, nos parece de la máxima gravedad y el Gobierno debe revertir el nombramiento del subsecretario Castillo”, agregó.

Tensiones en La Moneda y el Parlamento

Las tensiones por este caso estuvieron altas en estos días. La directiva y parlamentarios de la DC llegaron hasta las oficinas del ministro del Interior, Andrés Chadwick, y le plantearon formalmente que el Gobierno retirara del cargo de Subsecretario a Luis Castillo.

Pero Chadwick se negó. Argumentó que el funcionario cuestionado “no tiene ninguna situación de imputación penal o alguna situación de carácter judicial” y recalcó que “por lo tanto, está desarrollando sus funciones y es el Presidente de la República quien determina quiénes son sus ministros y sus subsecretarios”, enfatizó.

Los episodios dificultosos prosiguieron. Después de asumir el puesto en que lo colocó Piñera, Luis Castillo fue a la Comisión de Salud del Senado pero no pudo participar de la reunión programada porque los senadores Guido Girardi (PPD), Rabindranath Quinteros (PS) y Carolina Goic (DC), le negaran el ingreso a la sesión debido a la acusación que pesa en su contra.

En otro hecho de tensión para La Monda, los militantes democratacristianos que integran la Comisión de Salud del Gobierno -senadora Carolina Goic, diputado Daniel Verdessi, alcaldesa de Peñalolén, Carolina Leitao- decidieran restarse del acto en que se entregarían las conclusiones del grupo de trabajo.

Frente a la situación, parlamentarios y colectividades como el Partido Socialista, el Partido por la Democracia, algunas del Frente Amplio y el Partido Comunista, se sumaron a los cuestionamientos al subsecretario de Redes Asistenciales y condenaron su actitud de ocultamiento de un documento valioso para esclarecer las causas de muerte de Eduardo Frei Montalva.

Específicamente, la Bancada Parlamentaria del PC dio a conocer un texto donde sostuvo que entregaba “su solidaridad y apoyo al Partido Demócrata Cristiano en su exigencia de verdad y justicia por el asesinato del ex presidente Eduardo Frei Montalva, cometido por la dictadura cívico militar”.

Se añadió que “resulta inaceptable que el Gobierno nomine como Subsecretario de Redes Asistenciales a Luis Castillo, quien es señalado como quien ocultó la autopsia del ex Presidente cuando ejercía como Director del Hospital Clínico de la Universidad Católica”.

Desde la oposición, en general, se sostiene la necesidad de Luis Castillo abandone el cargo sobre todo si aun no se cierre la investigación del magnicidio.

Agitando el fuego

Sin dar cuenta de nada y continuando con la actitud sostenida en el pasado, el subsecretario optó por salir a enfrentar a la DC, a la oposición y a la familia de Frei Montalva, reiterando que seguirá en el puesto al servicio de Piñera. “Que hoy se me apunte solo a mí, sin ninguna prueba, en un claro intento por sacar dividendos políticos, y no puede ser calificado sino como una canallada” declaró Castillo.

Apuntó que “pretender vincularme con un hecho doloroso para el país como fue la muerte del ex Presidente Frei Montalva, la que todo Chile lamenta profundamente, solo busca dañar al gobierno y eso es evidente”.

En una declaración pública difundida este 15 de agosto, el funcionario planteó que “quienes hoy me apuntan con el dedo saben bien que no hay méritos, no hay una acusación formal, no hay nada que ponga en duda mi total y absoluta inocencia”.

La declaración fue en una línea comunicacional que instala el Gobierno en tono de politizar y atribuirle intenciones de segundo tipo a quienes efectúan denuncias, sobre todo en derechos humanos.

En medio de casos de irregularidades

Esta situación no es la única crítica y cuestionable que ha enfrentado el subsecretario Luis Castillo. En estos días varios medios recordaron una investigación de CIPER (Centro de Información e Investigación Periodística) en que se reveló una serie de irregularidades en la construcción del Hospital de Rancagua, a cargo de la constructora OAS, metida en varios casos de corrupción en otros país. Era un proyecto por 66 millones de pesos, pero al final costó 123 mil millones. Se abrió una indagación por cohecho y malversación, en la que se incluyó el nombre de Luis Castillo, quien fue subsecretario de Redes Asistenciales en el primer Gobierno de Piñera.

Debido a esas circunstancias, hubo un sumario interno del cual Castillo fue por prescripción de los hechos, lo que no despejó los cuestionamientos a su gestión.

También en la investigación de CIPER se sostuvo que Castillo debió enfrentar en 2012 una investigación por una licitación por 3.000 millones de pesos que se adjudicó la empresa informática Saydex en el Servicio de Salud Metropolitano Central, la que contó con la asesoría de Caval. En dicha operación estuvo involucrado el jefe de gabinete de Castillo, Nibaldo Mora, militante de la Unión Demócrata Independiente y que fue imputado por cohecho. Ahí también se salvó el ahora subsecretario del Gobierno de derecha.