Es el cuarto proceso por crímenes de lesa humanidad. Los acusados serán juzgados por “privación ilegal, imposición de tormentos seguidos de muerte” contra 805 personas.

Agencias. Un tribunal argentino inició este lunes el juicio contra diez personas, la mayoría exmilitares, abajo cargos de crímenes de lesa humanidad perpetrados contra 805 víctimas en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Se trata del cuarto juicio contra represores que actuaron en la ESMA, la mayor cárcel clandestina que funcionó durante la dictadura (1976-1983).

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 5 de Buenos Aires tendrá en el banquillo a siete exintegrantes de la Armada -desde oficiales a cabos-, además del exmiembro del Servicio de Inteligencia Naval Claudio Vallejos, el expolicía Raúl Cabral y quien fuera personal civil de Inteligencia del Ejército, Miguel Conde.

La mitad de ellos se encuentra en prisión y la otra mitad están detenidos bajo la modalidad de arresto domiciliario.

En el que es el cuarto proceso por crímenes de lesa humanidad en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), los acusados serán juzgados por “privación ilegal de la libertad agravada, imposición de tormentos y tormentos seguidos de muerte” contra 805 personas.

La ESMA fue uno de los centros clandestinos de detención más grandes que existió en América Latina, donde fueron secuestradas y torturadas alrededor de cinco mil víctimas.

Fueron tantos los crímenes de los represores cometidos en ese lugar que la investigación fue bautizada como “la megacausa ESMA” y se tuvo que dividir en varios juicios, tres de los cuales ya fueron concluidos.

El primer juicio de la megacausa ESMA se realizó en 2007 pero el único imputado, el prefecto Héctor Febres, se suicidó antes de escuchar la condena, mientras que el segundo juicio culminó en 2011 con 16 condenas y dos absoluciones.

A fines de 2017, después de cinco años de debate, terminó el tercer juicio por los delitos cometidos en la ESMA, que fue, además, el proceso más importante de la historia argentina por el número de procesados y de víctimas.

En ese juicio fueron condenados 54 represores que cometieron crímenes de lesa humanidad en contra de 789 víctimas, muchas de las cuales sobrevivieron y pudieron compartir sus testimonios en las audiencias.