Rechazo al proyecto de Gobierno de subir 2,7%. Hasta RN indicó que es poco y planteó 300 mil pesos; la CUT no se mueve de 422 mil pesos.

Equipo ES.  El tema del salario mínimo se le sumó como un nuevo problema al Gobierno, en medio del aumento del desempleo, cierre de empresas y bajas en las expectativas económicas que generó Sebastián Piñera en su campaña presidencial.

El Ejecutivo propuso un salario mínimo de 283 mil 500 pesos, o sea, un aumento de 7 mil 500 pesos respecto al actual de 276 mil, que es una subida del 2,7%; y posteriormente otras alzas de entre 3,5% y 4,5% nominal anual, dependiendo del crecimiento económico del país. Algo así como un alza de 59 mil 500 pesos por cuatro años, es decir, un aumento de 16 mil pesos por año.

Dicho monto oficial incluso en su sector se consideró bajo. Desde la Mesa Nacional de Renovación Nacional (RN) se propuso llegar a los 300 mil pesos como un “número mágico”. El diputado de RN, Francisco Eguiguren, señaló que “es impresentable que el Gobierno esté proponiendo un reajuste de sueldo mínimo equivalente a los 7 mil pesos que corresponden a las lucas del confort” (devolución que se hará a consumidores por caso de colusión).

En días pasados, desde la Democracia Cristiana se habló también de partir con un piso que deje el ingreso mínimo en 300 mil pesos. Es algo en que están coincidiendo sectores del oficialismo y la oposición.

Sobre la cifra propuesta por el Gobierno, el diputado del Partido Comunista (PC) y miembro de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Daniel Núñez, sostuvo que “la verdad es que el Gobierno trae una propuesta que ningún parlamentario sensato puede aprobar. Es un salario mínimo que se aleja de toda expectativa y que evidentemente no se acerca a lo que la ciudadanía espera”.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) que estuvo en la mesa de negociación con las autoridades -sin lograr un proyecto de acuerdo- y ahora es parte de la discusión legislativa  planteó avanzar a un sueldo mínimo de 422 mil pesos, para dejar a los asalariados por arriba de la línea de la pobreza.

La presidenta de la CUT, Bárbara Figuera, destacó que “desde el primer día, espero un esfuerzo sustantivo por parte del Gobierno, si es que compartíamos el diagnóstico de que el salario mínimo permita superar la línea de la pobreza”.

“Este es un debate de país, donde los que estamos tratando de confluir, de manera unitaria, tratemos de generar los mejores acuerdos pero para todos: Un crecimiento con equidad, con inclusión que permita desarrollo  para todos y también desarrollo para la clase trabajadora”, añadió la dirigenta.

Y recalcó que “para la CUT el objetivo principal es que el ingreso mínimo le permita a una familia superar la pobreza en Chile”.

Respecto a los 422 mil que levanta la multisindical, el diputado del Partido por la Democracia (PPD), Tucapel Jiménez, afirmó que “me hace mucho sentido lo que ha planteado la CUT, habría que partir con un reajuste de 300 mil o un poco más, y luego reajustar según el crecimiento, pero que sea real, que no se diga que nos estamos subiendo por el chorro”.

En tanto, el diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, indicó que “el Gobierno trata de hacer un truco para justificar una propuesta que es paupérrima, que no se hace cargo de las propias expectativas que genera el Gobierno en materia económica que vemos día a día, lamentablemente que se van desmoronando algunas de las grandes expectativas que el Gobierno comprometió en su campaña electoral”.

Y agregó que “si el Gobierno no llega a una buena cifra de acuerdo con los trabajadores, ahora, yo le daría otra oportunidad el próximo año. Lo que nos importa es avanzar en una meta. Si esa meta es avanzar en 420 mil en 2022, nosotros apoyaríamos la plurianualidad de los reajustes en función del crecimiento”.

Asimismo, el diputado democratacristiano y presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Pablo Lorenzini, dijo que “tenemos que ser capaces de mejorar el salario de aquí a lo que queda del Gobierno con un compromiso real. Por lo menos yo no votaré menos de 300 mil”.

Todo apunta a que este proyecto seguirá complicando al Ejecutivo, ya que no cuenta con los votos para ser aprobado en el Congreso, tanto de legisladores de la oposición como del oficialismo.

El jefe de la bancada socialista, Manuel Monsalve, subrayó que “el ministro (Felipe) Larraín mostrar muy buenas cifras económicas, pero veo empresas que se cierran y que sube la cifra de desempleo. Estamos bajo el concepto económico de crecimiento sin chorreo”.