Están detenidos seis atacantes. El magnicidio se preparó durante seis meses. Autoridades reiteraron complot entre Bogotá y Miami. Sigue solidaridad internacional.

Agencias. El atentado contra el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, estuvo preparándose durante seis meses, según informó el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

“La rápida reacción por parte de la seguridad del Presidente Maduro no solamente permitió su evacuación, sino que rápidamente fueron capturados varios de los autores materiales, en flagrancia”, dijo Rodríguez y agregó que ahora se están revelando “todos los detalles de esta operación que tiene al menos seis meses de planeación”.

Según el ministro, en total hubo tres explosiones en el atentado fallido de este sábado. “Una explosión es un dron frente a la tarima presidencial, otro dron que se levantó y explotó hacia el lado derecho de la tarima y un tercer dron explotó en las inmediaciones de un edificio al sur de la tarima”, explicó.

Asimismo, Rodríguez afirmó que “la gran mayoría de los autores están detenidos”.

En tanto, el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que “al menos uno de los autores materiales del atentado de ayer es uno de los detenidos en el 2014 por violencia política y se le otorgó un beneficio procesal”.

Respecto al uso de drones para el ataque aseveró que “se pueden usar tanto para filmar como para asesinar, como lo intentaron ayer. Es lo que usan los ejércitos imperiales para atacar a los pueblos hoy en día”.

Arreaza, además, recalcó que “el ataque no es una causal, se trata de generar la impresión de fractura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o de intentos de golpes de Estado”.

“Quienes tenían duda de la conspiración, aquí tienen otra prueba más. Ojalá se puedan abrir canales de diálogo con la oposición, con el gobierno de Estados Unidos, y no que el día de mañana cataloguen de ‘santos’ a los autores de este acto de terrorismo”, expresó Arreaza.

Y añadió que “no hay duda del origen de estas relaciones que hay, de ese eje Miami-Bogotá-Caracas en este sentido”.

“Lo ocurrido y observado este sábado levanta las alertas, demostrando que hemos venido sufriendo ataques en diferentes escalas, existe una correlación y realidad histórica que no podemos dejar pasar”, sentenció.

Los seis detenidos

El ministro del Poder Popular para Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, indicó que tienen seis terroristas y sicarios detenidos, varios vehículos incautados y evidencia fílmica del atentado fallido contra el Presidente Nicolás Maduro.

“Las investigaciones han evidenciados que se trata de un delito de terrorismo y magnicidio, lo que deja en claro que han pasado a un nivel de violencia superior”, explicó el ministro del Interior.

Reverol dijo que los autores materiales e intelectuales del acto terrorista fueron identificados.

Uno de los detenidos tiene órdenes de capturas por participar del asalto del Fuerte Paramacay, ocurrido en agosto de 2017.

Otro fue detenido en 2014 por participar en los hechos de violencia opositora conocidos como “guarimbas” y le fue otorgado un beneficio procesal.

Además, agregó que se trató de un acto de homicidio en grado de frustración no solo contra el Presidente, sino contra el pueblo de Venezuela.

Igualmente, el secretario de Estado confirmó que para el atentado se utilizaron dos aeronaves tripuladas a distancias con carga explosiva, denominados drones.

Cada uno de los drones interceptados portaban un kilo de explosivos c4 capaces de hacer daño efectivo en un radio de 50 metros. Los mismos son aeronaves piloteada a distancia diseñadas para trabajos industriales y pueden soportar grandes cargas de peso, explicó.

Y destacó que “gracias a las técnicas especiales de nuestra Guardia de Honor Presidencial se logró desactivar al dron, activándose fuera del perímetro planificado”.

“Estos hechos terroristas demuestran una cachetada a las políticas de diálogo y reconciliación nacional impulsadas por el presidente Nicolás Maduro”, aseveró.

Venezuela no está sola

Distintos Gobiernos y partidos políticos han entregado su solidaridad con el pueblo venezolano y han rechazado el ataque hacia el mandatario bolivariano.

En ese marco, el Gobierno de Cuba, señaló que “condena enérgicamente el atentado contra el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros” y agregó que “este acto de terrorismo, que pretende desconocer la voluntad del pueblo venezolano, constituye un nuevo intento desesperado por conseguir, por la vía del magnicidio, lo que no han podido obtener en múltiples elecciones, ni tampoco a través del golpe de estado del 2002 contra el entonces Presidente Hugo Chávez, el golpe petrolero del 2003 y la guerra no convencional desplegada mediante campañas mediáticas, sabotajes, y actos violentos y crueles”.

Asimismo, desde el Partido Comunista de Uruguay expresaron su “solidaridad con el pueblo, el gobierno democráticamente electo de Venezuela y con el presidente, Nicolás Maduro y manifiesta su condena al atentado contra la vida del presidente Maduro que es parte de un conjunto de acciones de desestabilización, guerra económica, bloqueo, hostigamiento y amenazas de invasión, de un sector golpista de la oligarquía venezolana y del imperialismo yanqui. Quienes promueven acciones buscando desatar una guerra civil en Venezuela serán responsables de un baño de sangre, reafirmamos, junto a la inmensa mayoría del pueblo venezolano, que el único camino posible es la paz”.

En la misma línea, el Partido Guatemalteco del Trabajo condenó el intento de magnicidio contra Nicolás Maduro y manifestó su “solidaridad con la Revolución Bolivariana, su Pueblo y su Gobierno” y subrayó que “nos unimos en atribuirle la responsabilidad a la extrema derecha venezolana, como expresión de la oligarquía de ese país, así como a la derecha colombiana y al imperio estadounidense”.