La colectividad inauguró la instancia con fuerte llamado a la unidad. Marisela Santibáñez, Tomás Hirsch y Álvaro Elizalde apostaron por convergencia.

Daniela Pizarro A. Periodista. Decenas de militantes del Partido Comunista (PC) y varios invitados de otras colectividades y fuerzas políticas participaron de la inauguración de la Conferencia Nacional de la tienda de la hoz y el martillo que se realizó en el Congreso Nacional en Santiago.

Estuvieron presentes el presidente del Partido Socialista (PS), Álvaro Elizalde; el secretario general  de la Juventud Socialista, Francisco Melo; el presidente del Partido Humanista, Efrén Osorio; el timonel de Revolución Democrática, Rodrigo Echecopar; la presidenta del Partido Poder Ciudadano, Karina Oliva; el vicepresidente nacional indígena del Partido por la Democracia, Domingo Namuncura; el representante del Partido MAS-IC, Víctor Osorio; el secretario general del Partido ProPaís, Pedro Abarca; el presidente de ProPaís, Rodrigo Pinto; el secretario general del Izquierda Libertaria, Lucas Cifuentes; la secretaria general de Izquierda Autónoma, Valentina Saavedra; el presidente de la Juventud Demócrata Cristiana, Manuel Gallardo y el presidente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Demetrio Hernández; junto a algunos parlamentarios, parlamentarias, alcaldes y concejales de las colectividades antes mencionadas.

Asimismo, participaron delegaciones de las embajadas de Cuba, Vietnam, China, El Salvador, Venezuela y Nicaragua.

Hubo, también, figuras del arte y la literatura como Raúl Zurita y Carmen Berenguer.

La cita fue inaugurada por el presidente del Partido Comunista, el diputado Guillermo Teillier, con un discurso que resumió las principales discusiones que se dieron en el décimo Pleno del Comité Central de la tienda.

La primera medida que tomó la Conferencia del PC, a propuesta de Teillier, fue ir a marchar -después del acto- con los y las familiares de las víctimas de la dictadura en el frontis de La Moneda, en repudio al “supremazo” que entregó libertad provisional a violadores de derechos humanos recluidos en Punta Peuco.

La Conferencia Nacional 2018 reúne a más de 300 dirigentes del país y fue convocada para finalizar el análisis crítico de las causas de la derrota electoral presidencial, dar paso a un nuevo proceso de análisis de este periodo y con ello producir las correspondientes adecuaciones a la política acordada en el XXV Congreso del PC.

Igualmente, en la instancia se discutirá cómo contribuir a la defensa de los derechos de los trabajadores y al fortalecimiento de sus organizaciones.

El eje central que recorre este momento político, según expuso Guillermo Teillier, es la unidad de fuerzas progresistas y de izquierda, con el fin de impedir “medidas retrógradas de fortalecimiento del sistema neoliberal, para defender las conquistas alcanzadas y propiciar encuentros de acercamiento de posiciones”. Es por ello que la colectividad constantemente está demandando e invitando al diálogo y coordinación de las fuerzas opositoras sin exclusión, explicó el líder comunista.

La unidad de la oposición

Distintos dirigentes de la oposición conversaron con ElSiglo.cl respecto a sus miradas frente a la invitación a la convergencia del progresismo que hizo el PC en la actividad.

El diputado del Partido Humanista, Tomás Hirsch, sostuvo que “hoy más que nunca se demanda de nosotros un trabajo conjunto y entre todas las oposiciones que existen al Gobierno de Sebastián Piñera, nosotros lo tenemos muy claro y sabemos que somos sectores diferentes, con historias recientes diferentes, pero que compartimos proyectos y anhelos comunes y en ese marco, por cierto que tenemos que ir profundizando el trabajo en conjunto entre los distintos partidos de la oposición”.

En cuanto a un posible acuerdo político, el parlamentario dijo que “cada cosa en su momento, hoy no es momento de pensar en nuevas coaliciones políticas ni discusiones electorales. Es un momento para en el Congreso ir encontrando elementos comunes que nos permitan ir levantando proyectos de ley que son demandados por la ciudadanía  y en lo que coincidimos, tanto en el Frente Amplio como en otros partidos de la ex Nueva Mayoría y por lo tanto hay la mayor voluntad y ya se ha expresado en varios proyectos de ley que hemos presentado, personalmente he patrocinado varios proyectos en conjunto con los diputados y diputadas del Partido Comunista, del Partido Socialista, entre otros, y a su vez ellos han apoyado algunos proyectos que hemos presentado nosotros”.

Y recalcó que “hay convergencia de miradas respecto de necesidades fundamentales para nuestro pueblo”.

El presidente del PS, Álvaro Elizalde, destacó que “el Partido Socialista tiene una postura muy clara -además fue aprobada unánimemente en el pleno del Comité Central del mes de enero- que es la necesidad de crear las opciones para una convergencia de toda la oposición, es decir, de todos los actores progresistas y por eso planteamos que vamos a trabajar por impulsar el diálogo desde la Democracia Cristiana al Frente Amplio”.

“Es necesario reconstruir una mayoría social y política comprometida con transformaciones que están pendientes para avanzar en la construcción de un país con más justicia social y una mejor democracia”, agregó.

El senador, además, enumeró algunos de los temas en que es necesario trabajar en conjunto. “Nosotros estamos comprometidos con profundizar nuestra democracia por eso necesitamos una nueva Constitución nacida en democracia, asimismo, estamos convencidos que es necesario enfrentar la desigualdad y para eso necesitamos un nuevo sistema de pensiones, es imprescindible garantizar salud pública de calidad y es necesario generar condiciones no solo para un crecimiento económico sostenido sino que un desarrollo integral y sobre la base de esas y otras premisas es necesario construir una propuesta alternativa que represente a todo el mundo progresista y por eso nos parece imprescindible el entendimiento de la izquierda con el centro político”, explicó.

En la misma línea, la diputada del PRO, Marisela Santibáñez, recogió la invitación de la unión de la centroizquierda. Subrayó que “siento que la única clave hoy es la unidad de la izquierda, en eso fracasamos la última vez y por eso perdimos el Gobierno. Hoy día todo lo que ha pasado, este retroceso que hemos visto con el Gobierno de Sebastián Piñera nos da una señal muy potente, que es que las banderas las debimos levantar antes todos juntos”.

“Estoy muy contenta con este espacio que está abriendo el Partido Comunista con todos nosotros. Hay muchas conversaciones sobre todo porque nos estamos proyectando para las próximas elecciones municipales donde no hay que escatimar en ningún paso que signifique unidad”, indicó y añadió que “los espacios están abiertos y estoy segura que saldrán cosas buenas”.

En tanto, el presidente de Revolución Democrática, Rodrigo Echecopar, apuntó que “tenemos que construir una oposición que le presente una alternativa a Chile y eso no requiere que solamente podamos conversar y ponernos de acuerdo y lograr una unidad por la unidad, sino que tenemos que ser capaces de levantar un proyecto que le haga frente a lo que ha presentado la derecha, eso a veces es más difícil, pero creo que es más efectivo”.