Finalmente se autorizó al Machi a concurrir a ceremonia rehue, rodeado de cientos de gendarmes y carabineros.

 Temuco. Según varios medios de prensa, el Machi Celestino Córdova pudo, finalmente, participar en la ceremonia de renovación de su rehue, ante el permiso otorgado por las autoridades. El indígena mapuche estaba en huelga de hambre seca porque se le negaba esa posibilidad; él permanece en prisión condenado, de acuerdo a un dictamen de Tribunales, por el incendio y muerte del matrimonio Luchsinger Mackay.

El Machi habría salido a las 05:25 horas de la mañana de este sábado desde el Hospital Intercultural de Nueva Imperial, donde está recluido en vigilancia médica por su huelga de hambre, y habría regresado a las 19:40 horas después de estar en la ceremonia tradicional mapuche.

Las versiones de prensa hablan de 150 a 260 gendarmes y carabineros que se habría utilizado como medida de seguridad para el traslado de Celestino Córdova y unos 20 vehículos policiales. Según vocerías de Carabineros, se habrían instalado tres círculos de seguridad en torno del dirigente mapuche. Todo un despliegue enorme.

Como sea, la asistencia al rehue era una exigencia de Córdova, respaldada por comunidades mapuches, organizaciones sociales y de derechos humanos y ante la negativa de parte de las autoridades, el Machi sostenía varias semanas de huelga de hambre seca.

Al cierre de esta edición no había información certera sobre si el Machi ya había suspendido la huelga de hambre y su estado de salud.