Beatriz Sánchez, Laura Albornoz, Camila Vallejo y Karina Delfino en debate en sede del ICAL.

Equipo ES. Beatriz Sánchez, Laura Albornoz, Camila Vallejo y Karina Delfino se reunieron en torno del libro “La mujer chilena en todas las luchas. Género, política y democracia” que reúne discursos de Gladys Marín. Una invitación y provocación a abordar temas del feminismo y la política en la sede del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), que editó el libro junto a la Fundación Gladys Marín.

Se leyeron varios extractos de los posicionamientos de la líder del Partido Comunista (PC) referidos, precisamente, a las luchas feministas y políticas, a la vigencia de la reivindicación política de las batallas de las mujeres con todas sus especificidades y también, en un debate moderado por la periodista Javiera Olivares, se abordaron temas actuales en el marco de la ola feminista.

Se establecieron premisas, como que las reivindicaciones de las mujeres tiene que ver con terminar con una situación de desigualdad y discriminación, de violencia y acoso contra ellas, de ampliar los espacios de participación política y de acceso al poder, de salir de marcos academicistas frente a estos desafíos, de construcción de conciencia colectiva y de hacer confluir la lucha contra el capitalismo con la lucha de género.

No sólo un relato conceptual

Laura Albornoz, ex ministra del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM) y militante de la Democracia Cristiana, abordó vértices de debate y de crítica respecto al desarrollo actual de acciones en el marco del feminismo. Habló del “oportunismo que se produce en torno del movimiento feminista, un aprovechamiento del momento”, con publicaciones apresuradas de textos, protagonismos desde sectores de élite y habló de la necesidad de no tener “solo un relato conceptual que solo alimenta el ego de algunas académicas”. Indicó que “hay que politizar la lucha feminista”.

Sostuvo asimismo que de alguna manera “el feminismo ha elitizado el discurso, y no resulta accesible para una gran cantidad de mujeres” y planteó la necesidad de poder explicar con una amplia llegada y capacidad problemas de vulnerabilidad, violencia, pobreza, aborto, agresiones, donde siempre las principales víctimas son mujeres pobres.

La también abogada señaló que al movimiento feminista “hay que sacarlo de la academia y ponerle calle, que sea una movilización muy amplia de todas las mujeres junto a los hombres y con un discurso universal”. En ese sentido valoró las marchas y acciones de los últimos meses.

Laura Albornoz indicó que el feminismo “inspira a trabajar y movilizarnos en algo que creemos, y debemos decir que el feminismo es una ideología humanista” que debe instalarse en la sociedad, donde debe darse de manera permanente “una solidaridad de género”. Sobre todo, apuntó, frente a “una desigualdad multifacética” que afecta a las mujeres, que es “de clase, cultural, política, económica, social”.

Lucha contra el sistema patriarcal y el capitalismo

Camila Vallejo, diputada del Partido Comunista, evocó el mensaje de Gladys Marín y señaló que leer sus discursos “contribuye a construir historia, generar conciencia colectiva en el movimiento feminista, y da cuenta de que la mujer siempre ha estado en todas las luchas populares ocurridas en el país, desde los inicios de la historia, particularmente en las luchas obrero-sindicales”.

La legisladora planteó el requerimiento de “combinar la lucha contra el capital, con la de género” y señaló que, en definitiva, las desigualdades, injusticias, discriminaciones, inequidades, distintas formas de violencia y abuso que afectan a las chilenas, tiene que ver con la existencia del sistema capitalista y neoliberal que incuba todas esas situaciones. Ahí destacó lo que han sido y son “las luchas políticas de las mujeres”.

Sostuvo el desafío actual de “reposicionar la lucha feminista y en contra del sistema patriarcal, junto a la lucha contra el sistema capitalista y neoliberal, y hace claridad respecto a la combinación de eso”, donde hoy se ven debilidades.

En ese camino, la también geógrafa, anotó que las mujeres han estado “en todos los momentos de la luchas democráticas, contra la dictadura, contra la opresión, y por los derechos sociales, luchando por vivienda, salud y la educación”.

Valoró que en este año “reaparece el movimiento feminista con fuerza mayor”, donde además de los elementos de demandas políticas y sociales, incorpora la lucha e instalación “por violencia y acoso sexual, algo que se visibiliza ahora aún más, que es algo que afecta a nuestras madres, hermanas, hijas, nietas, amigas, y a la mujer del otro lado del mundo”.

Contradicción de clase y de género

Karina Delfino, Vicepresidenta de la Mujer del Partido Socialista, partió estableciendo, en alusión a la actual ola feminista, que “debemos rescatar la historia de luchas, y comprender que los procesos sociales no empiezan con uno, en un solo instante” y reivindicó las batallas de las mujeres en distintos momentos de la historia de Chile. Planteó que hoy “es importante visibilizar esas historias”, a lo que contribuye el libro “La mujer chilena en todas las luchas. Género, política y democracia”.

La dirigenta habló también de cómo en el pasado, así como en el presente, muchas mujeres hablaron y hablan de “enfrentar la contradicción principal que es de clase y de género en el mundo de la izquierda” y a partir de eso “luchar, precisamente, contra la desigualdad de clase y de género”. Planteó que, sobre todo, “en el caso de los sectores populares es donde se vive de manera más acentuada la desigualdad y la discriminación y por ello es importante reconocer esa contradicción”.

En esa línea, Karina del Pino manifestó que “entendemos que lo que a nosotros, a nosotras nos mueve en política, en la lucha política, es cambiarle la vida a las personas, a los sectores populares, y no seguir en un mundo tan desigualdad, sobre todo para las mujeres”.

Planteó que las batallas y demandas actuales son por una “sociedad más justa, más igualitaria, sin violencia, sin acoso, sin injusticias”. Y anotó que en eso son importantes “las luchas conjuntas de todas las que estamos en la centroizquierda”. Manifestó que ese sector, y las mujeres progresistas, democráticas y de izquierda, están llamados “a hacer cambios profundos y estructurales y para eso quedan pendientes importantes reformas que realizar”.

Abriendo ventanas y balancear el poder

Beatriz Sánchez, que fuera candidata presidencial del Frente Amplio, sostuvo que en la realidad actual del país “para la mujer es muy difícil estar en política y reconocer y ver mujeres así (como Gladys Marín, las panelistas y las que están movilizadas) es algo inspirador”.

Argumentó que a lo largo de luchas pasadas y actuales, muchas mujeres “fueron abriendo ventanas, hubo candidatas a la presidencia, se ganaron derechos, se instalaron demandas” y de esa manera se logró “avanzar en que se balancee el poder” en la sociedad.  En ese contexto, señaló que “hay una mirada más hermanada con otras mujeres que están en política”.

La también periodista contó que “yo me acerqué a la política desde el feminismo y comprendí que en el país hay una gran conversación transversalizada sobre el feminismo”, lo que contribuye a las reivindicaciones e instalaciones en el presente.

Todas las participantes en el panel convocado por ICAL, condenaron la agresión criminal con cuchillos en contra de tres mujeres que participaron en la marcha de exigencia de aborto libre, y sostuvieron que pese a lo doloroso de ese hecho, no se logrará apagar la voz y la expresión de las mujeres en las calles y otros lugares donde se reivindican derechos.

Beatriz Sánchez, Laura Albornoz, Camila Vallejo y Karine Delfino reivindicaron el legado y el ejemplo de lucha feminista y política de Gladys Marín, quien fuera secretaria general de las Juventudes Comunistas y del Partido Comunista y candidata presidencial, y otras mujeres protagonistas de batallas por los derechos de las mujeres y derechos sociales del pueblo, como Laura Allende, María Rozas, Teresa Flores, Carmen Lazo.