Se realizó acto en recuerdo de la gesta que inició el proceso revolucionario en Cuba, liderado por Fidel Castro.

Javier Candia Neira. Periodista. La sede de la organización sindical Constramet Industrial Chile, fue el escenario escogido para la realización del acto conmemorativo de los asaltos a los cuarteles Moncada y De Céspedes, por parte del Zonal Metropolitano del Movimiento Chileno de Solidaridad con Cuba.

La actividad contó con  la presencia de representantes de organizaciones sociales y políticas de izquierda y progresistas que reconocen el gran aporte de la Revolución Cubana a las luchas democráticas y revolucionarias de todo el continente.

También se hicieron presentes delegaciones diplomáticas de Venezuela, Nicaragua, El Salvador, Bolivia y Vietnam.

Egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) de Cuba, y ex combatientes internacionalistas y antifascistas chilenos, también fueron parte de la conmemoración del 26 de Julio.

Raíces Cubanas, asociación de cubanos residentes en Chile, también se hizo parte de la emotiva jornada cultural y política.

El diputado comunista, Boris Barrera, destacó el internacionalismo que siempre ha guiado a la Revolución Cubana, al tiempo que puso de relieve la vigencia de las ideas que motivaron a los moncadistas, lo que queda demostrado con el actual proceso de discusión sobre la nueva Constitución que regirá los destinos de la isla.

El parlamentario chileno afirmó que “los datos de la OMS, Unisef, Unesco, de organismos internacionales y regionales y de la propia Cuba, son indesmentibles respecto a la persistencia  de atención y respuesta en materia de salud, de infancia, de educación, de ciencia, de pensiones, de trabajo, que prevalecen en la isla caribeña…me parece que ahí está el espíritu de los moncadistas, de los rebeldes que iniciaron el proceso de emancipación en  Cuba”.

En representación de la Embajada de Cuba, intervino su Primer Secretario, Marcos Hernández, quien agradeció la permanente solidaridad del pueblo chileno con su proceso revolucionario.

El diplomático antillano describió el momento político que vive su país: “Nuestro país se renueva, se actualiza en lo económico, lo político y lo social, en procesos que se realizan con total normalidad y calma, con la confianza que emana del saber que nuestros líderes jamás han traicionado ni traicionaran los principios de la Revolución, ni dejarán abandonado a nadie, ni venderán el país a nadie y que las decisiones trascendentales para la nación, nunca las tomarán de espaldas a la ciudadanía. Ejemplo de ello es la reforma a la Constitución, cuyo objetivo es tener un Estado y un Gobierno más modernos, que vaya a la par de los cambios que vive la nación”.

La conmemoración del 26 de Julio en Santiago de Chile, estuvo marcada por el recuerdo del pensamiento de Fidel y por la reafirmación de la solidaridad internacionalista con los gobiernos y pueblos de Venezuela y Nicaragua que viven los efectos del intervencionismo y la guerra económica, por parte de Estados Unidos. Los asistentes exigieron además la libertad de Lula Da Silva, el ex presidente de Brasil.