La salida de madre de Macarena Tondreau, al justificar las torturas a los ecuatorianos que mataron a la empleada de la U de Chile, le costó su trabajo en en canal.

José Luis Córdova

Periodista

Difícilmente hay algo peor en la televisión chilena que los programas matinales. Probablemente algunos realitys (que afortunadamente terminaron) o el programa The Switch, pero en general lo peor de lo peor se emite por las mañanas, desde las 8 y lamentablemente hasta después del mediodía,

Y no se trata sólo del formato, sospechosamente similar en todos los canales, sino también en los contenidos, la cantidad de “panelistas” (algunos bastante descelebrados), la producción y los conceptos de “información” y “entretención” que manejan.

Lamentablemente algunos invitados especiales: médicos, expertos en catástrofes, metereólogos, nutricionistas y otros especialistas en distintos ámbitos se deja  llevar por la frivolidad y banalizan los temas más complejos y diversos.

La modelo Pamela Díaz abrió los fuegos al afirmar en cámara que Carola de Moras “era una mala copia de Tonka Tomicic”. Es decir, la contienda interna por el rating se extendió hasta los camarines de los matinales.

Para muestra de la mediocridad ambiente, aquí designamos algunos “rostros” elegidos sin considerar el canal donde se lucen: Raquel Argandoña, Tonka Tomicic,  Patricia Maldonado y para que no nos califiquen como machistas, tal vez lo hacen peor: Lucho Jara, José Miguel Viñuela, Rafael Araneda y Karol Dance por su mal gusto, ignorancia y desparpajo.

La salida de madre de Macarena Tondreau, al justificar las torturas a los ecuatorianos que mataron a la empleada de la U de Chile, le costó su trabajo en en canal.

Por otra parte, intentan tener apariciones más sobrias y recatadas María Luisa Godoy, Carolina de Moras, Julia Vial, Ignacio Gutiérrez, Cristián Sánchez, Alvaro de la Iglesia y Martín Cárcamo. Tanto que los dos canales que se adjudicaron el próximo festival de Viña están promoviendo a la hija de “La Regalona” y a Cárcamo para animar el certamen musical del próximo verano.

“Bienvenidos” en Canal 13, “Mucho Gusto” en Mega”, “Muy buenos días” en TVN, “La Mañana” en Chilevisión y “Hola Chile” de La Red compiten, no sólo por el rating sino en la numerosa cantidad de “panelistas” que poco o nada aportan a los supuestos “debates” o temas “serios” y más bien cada uno -incluidos los invitados- creen estar participando en los antiguos “calduchos” de escuelas y liceos.

Estaría si ese realmente fuera el sentido de estos espacios, pero la verdad es que intentan informar y entretener sin conseguir ninguno de estos dos objetivos que serían bastante plausibles y necesarios. ¿Se habrán preguntado alguna vez editores y productores de estos programas qué y cómo entretener? ¿Qué y cómo informar?

No basta que sus “rostros” salgan a la calle y sean reconocidos, admirados y hasta queridos por el público en general. Hacer televisión no es banalizar ni humillar a los televidentes, sino al contrario, formar audiencia consciente, cultivar valores difundir ideas y proyectos creativos y colaborativos para la cultura de quienes los ven y escuchan cada mañana. Hasta ahora, los mensajes entregados son lo peor de lo peor, salvo honrosas excepciones.